9 oct. 2013

Reacciones del Precariado

El precariado no es una nueva clase política ni una clase social, es la sumatoria de la población que ha quedado en situación económica angustiosa, que ha perdido ingresos, ha visto deteriorar su nivel de vida, y sin aún caer en  la indigencia llegan a una pobreza notoria; tienen conciencia de su condición precaria y saben reclamar; están desatendidos en varios aspectos, son excluidos de algunos servicios y deciden pronunciarse. El precariado acude a las marchas y a la protesta social, no empuña las armas, pero si acude a la conexión con los movimientos sociales y llega a la desobediencia civil. El precariado tiene en aprietos a varios gobernantes en el mundo.
Cuál es la diferencia entre rebelión y revolución? Nadie lo ha expresado más certeramente que Ortega y Gasset. La rebelión se alza contra los abusos, la revolución contra los usos. La rebelión lucha por reducir los abusos de un sistema político, la revolución por aplastar a ese sistema.

 Mirando la diferencia de partidos hegemónicos en cada sociedad donde ha brotado  la protesta social que se globaliza, el común denominador de los rebeldes es la exclusión que los ha llevado a una situación precaria, se ha venido configurando entonces un precariado mundial. La pobreza sumada a otros factores, más quienes tienen necesidades represadas, no resueltas y sin posibilidades de resolver por los dirigentes de los países donde viven, van actuando a través de protestas, marchas, movimientos espontáneos, estas protestas se ven en muchos países, traspasan las fronteras, la transfronterización del precariado enciende la chispa, aumenta el número de seguidores ocupantes en cada estado de los espacios públicos para asentarse y exigir la modificación de políticas públicas injustas o la caída de un Presidente.

Por ejemplo, las revueltas árabes del año 2011 no fueron inspiradas por los partidos políticos, ni alentadas por Al Qaeda, tuvieron otro motor y otros propósitos. Ni siquiera en Libia donde Al Qaeda no estuvo con os rebeldes, ni fue aliado del Gobernante en la etapa final. Pero el período de terrorismo post-Bin Laden podría influir de otro modo, dependiendo de la evolución de las crisis en esos países, de las soluciones encontradas, o de la radicalización de los actores. Así, las rebeliones árabes en los países árabes nos llegaron  inmediatamente por los medios de comunicación, debió ser muy parecido a lo que ocurrió entre 1810 y 1812 en Latinoamérica con los gritos de independencia, las juntas y las actas de rebeldía contra la corona española.

En Colombia el precariado se pronunció dentro de un paro agrario y vio aparecer marchas urbanas en su apoyo. Es el paro multisectorial más largo que se haya registrado. El deterioro los impulsó a la movilización por las carreteras y el bloqueo de algunas vías, rechazaron la inequidad del TLC que los está empobreciendo y han perdido competitividad con el ingreso de mercancías subsidiadas.

En Turquía, junio 2013, un grupo de ciudadanos salieron a las calles para protestar por la tala en un parque dándole pie a un proyecto inmobiliario, en el parque Gazi. Se molestaron por la reducción de un espacio público en una ciudad como Estambul que no goza de espacio verdes generosos. Luego empezaron a salir cientos de personas agregándole a la reclamación inicial otros componentes; rechazaron el recorte a las libertades individuales, sobre todo la autonomía personal y la libertad de expresión. La gente indignada protestó por la notoria islamización del Estado que viene adelantando el primer Ministro Erdogan.

A mediados de junio 2013 empezaron los brotes de rebeldía en Brasil por la elevación del precio en el transporte público. Cuando la presidenta corrigió la medida ya  la ola de manifestaciones se había dinamizado en cadena. Las protestas multitudinarias en Sao Paulo, Brasilia, Rio de Janeiro, salvador, Campinas, Porto Alegre, Goinana,…se extendieron a 80 ciudades contra las deficiencias en la educación, la salud, y contra las inversiones costosas para reparar y construir escenarios deportivos de cara al mundial de fútbol 2014.

La sumatoria de insatisfacciones agigantó las marchas de indignados y el rosario de reclamos por: racismo, homofobia, corrupción de dirigentes políticos, abusos contra los indígenas…Las políticas asistencialistas del partido de los Trabajadores (PT) con Lulla Da Silva, cubrieron a más de 40 millones de habitantes, pero Brasil tiene más de 190 millones de personas; la clase media ha aumentado y varias subcapas están pauperizadas, estos alientan los reclamos buscando justicia social.

Por: Alberto Ramos Garbiras.
Profesor de Derecho Internacional. Universidad Libre.