Buscar este blog

19 feb. 2018

Matadero Municipal


Cali figura entre las 10 ciudades más peligrosas del mundo y como la segunda ciudad más violenta de Colombia. El miedo está esparcido por toda la ciudad convertida en un matadero a cielo abierto. Entre los años 2000 al 2015 fueron asesinadas en Cali casi 28.000 personas así lo demostraron los periodistas Lina Uribe, Hugo Mario Cárdenas, Ossiel Villada y Ana María Saavedra, haciendo un estudio de gabinete, como ejercicio del periodismo de datos, con la publicación titulada “El mapa de la muerte: quince años de homicidios en Cali”.

Según el Instituto Nacional de Medicina Legal durante el año 2017, Cali fue la ciudad que registró la mayor cantidad de asesinatos en Colombia, 1.190. Dentro del mes de enero 2018 fueron asesinadas de manera inmisericorde 91 personas. En febrero el exconcejal Michel Maya fue atracado dos veces en solo 8 días, en el mismo sitio, detrás del Hotel Intercontinental, en Cali esa violencia urbana extendida disminuye la calidad de vida porque las personas reducen los espacios donde se mueven, no pueden gozar los espacios públicos de la ciudad con tranquilidad. Y parte de las potenciales víctimas, todos los que poseen bienes, se enferman por el pánico y la tensión diaria ante el eventual ataque súbito. Por la inseguridad urbana aumenta el enrejamiento de casas y apartamentos, y los más solventes tienen que acudir a la compra de inmuebles en unidades residenciales cerradas, aislándose de otras zonas de la ciudad y gravando la economía familiar.

Las formas más notorias de producción de muertes han sido el microtráfico, las venganzas privadas a través de sicarios y las confrontaciones de pandillas. Muertes en asalto a residencias, violencia intrafamiliar, robos callejeros, fleteos, hurto de celulares organizados por motociclistas y ladrones de a pie, venganzas, atraco a restaurantes y hurtos famélicos; despojo de pertenencias, son los actos más recurrentes cometidos por actores individuales que salen al rebusque violento. Y un delito de mucha frecuencia: la extorsión.

La comuna 21 es una de las más azotadas por la violencia, zonas delimitadas de manera invisible, son fronteras que no se deben cruzar, las pandillas dominan esos territorios. La delincuencia juvenil causa gran daño porque la inimputabilidad que gozan hasta ahora los hace objeto de búsqueda para ser contratados por cerebros asesinos, instrumentalizados y convertidos en mano de obra criminal.

Por la inseguridad urbana crece el ejército de vigilantes de seguridad privada con una gama de uniformes que parecen ejércitos de varios países desfilando en moto por la ciudad: ejércitos decorativos e inservibles. Su papel disuasivo, no efectivo, es conocido por los delincuentes armados y activos.

Hace varios años escribí que en Cali los funcionarios de la Alcaldía, ante la imposibilidad de frenar la violencia con una política criminal seria y efectiva, se inventaron una variable amorfa de la Violentología, la muertología, ante  la falta de aplicaciones rigurosas para comprender la epidemiología de la violencia. La muertología es una  técnica perversa que consiste en contar y descontar muertos para demostrar por meses, trimestres, semestres o cada año, de acuerdo a la época que se presente el informe, un “mejoramiento de la seguridad” resaltando un número de muertos menos, en uno u otro período.

La muertología, he podido inferir, tiene cuatro formas de ilusionismo, engaño y quiromancia jugando con lo letal de las cifras. 1) No acumular ni cruzar la información con las cifras de cadáveres que registra la Fiscalía General de  la Nación, Medicina Legal (la Morgue), la Policía Nacional, por eso los datos no concuerdan con los de CISALVA que si suma todas las fuentes de información. 2) Quitar o restar muertos en las fechas significativas: día de la madre, del padre, durante la feria, del 24 o del 31 de diciembre, etc. 3) Descartar algunos muertos porque la persona llegó herida desde alguna parte del área metropolitana. Esto sin narrar aquí la disputa por el trasteo y peloteo de cadáveres desde Yumbo o Jamundí, marrullas de la Fuerza Pública para demostrar cada comandante efectividad desencartándose de los cadáveres anónimos o NNs. 4) No contar a los sobrevivientes de los asaltos porque no murieron en el acto, no hubo levantamiento del cadáver, aunque muera después. Esa vístame queda figurando en la lista de lesiones personales. Esto se podría comprobar comparando las listas de los hospitales y centros de salud, y cruzando las cifras con los atracos callejeros, robo de residencias, carros, motos, etc.
Por: Alberto Ramos Garbiras.

Siga Leyendo »

3 feb. 2018

Las tierras

Durante el siglo XX se expidieron 3 leyes destacadas de reforma agraria (Ley 200 de 1936, Ley 135 de 1961 y la Ley 160 de 1994), todas frustradas porque les faltaba flexibilidad para la cesión de tierras o por formalismos excesivos para concretar los procedimientos de reforma y las concesiones estipuladas, o por los obstáculos que pusieron los terratenientes y la clase política coaligada a estos. Balzac en alguna ocasión dijo, “donde hay tierras hay guerras”.

La tierra y su concentración en latifundios han sido objeto de disputas y factor de la guerra interna. Todos los periodos de violencia en Colombia, las guerras civiles del siglo XIX, las etapas de violencia del siglo XX y sus microguerras, cada una caracterizada por diferentes motivaciones nacionales o regionales, están subrayadas por disputas por las tierras.

El INCORA fue extinguido en el año 2003, apareció el INCODER que asumió gran parte de sus funciones y pretendió cumplir los cometidos de la Ley 160 de 1994 y sus decretos reglamentarios. El INCODER fue extinguido en el año 2015 y se creó la Agencia Nacional de Tierras para que inició operaciones en febrero del año 2016. La delimitación y recuperación de humedales es una tarea pendiente para frenar a los desecadores, a los constructores y a los usurpadores de tierras. La recuperación de baldíos es otra función de este aparato administrativo adscrito al Ministerio de Agricultura.

Como lo expuso la periodista Alejandra Medina, la Agencia Nacional de Tierras administrará los baldíos de la Nación, se encargará de los programas de acceso a tierras, delimitará zonas de reserva campesina y empresarial, por nombrar algunas obligaciones.

Por | Alberto Ramos Garbiras

Siga Leyendo »

22 ene. 2018

Trump, primer año

Desde los primeros días del año 2017, apenas  posesionado Donald Trump, escribí dos columnas para el Diario Occidente y la revista Caja de Herramientas (www.viva.org.co), tituladas “Trump y el populismo”, y “Formas de populismo”, unas reflexiones sobre la conducta, las mentiras o técnica de la postverdad que utilizó durante la campaña  y en prospectiva lo que sería el gobierno de este magnate inmobiliario y populista televisivo que, posaba de presidente electo.

Y todo ha salido como se expuso, o más grave aún por los despropósitos que ha cometido con temas en exceso como adelantar  la prolongación de un muro xenofóbico  en la frontera con México, impedir la entrada de musulmanes confundiéndolos con terroristas de la Jihad islámica , desmontar el Obamacare, tratar con desdén a los inmigrantes calificando a algunos países con términos coprológicos; o peor, el manejo del tema nuclear frente a Corea del Norte e Irán, o el dislate de reconocer a Jerusalén como capital de Israel congelando de ipso facto el proceso diplomático del reconocimiento de los dos Estados , única solución a la violencia prolongada.

Como observador de su conducta no era necesario que pasara el primer año para decirlo después de los hechos consumados, bastaba utilizar de la ciencia política los métodos deductivo, el  comparativo y el método conductista, analizar sus discursos de campaña, las frases dispersas en Twitter, y haber leído sus disparates pronunciados en un reality de televisión que el orientaba, pero sobre todo su lenguaje soez contra Hillary Clinton y sus referencias machistas contra las mujeres, como lo había hecho contra la reina venezolana Machado.

Donald Trump no es un hombre ponderado, no es un diplomático, no es estadista, no conoce la historia universal, ni había administrado los asuntos públicos en ninguna gobernación de EEUU; no tiene una sólida formación académica, no sabe de política internacional, y menos de derecho internacional,  inicialmente confundió a Turquía con Egipto. Los testimonios recogidos por Michael Wolff para el libro “Fire and fury”, confirman su enorme desgano para leer, por lo tanto tampoco se puede esperar que analice con detenimiento cada situación, quedando en manos de asesores. Ahora el  problema que tiene la clase política y el mundo es como defenestrarlo, el procedimiento existe pero es engorroso.
Por| Alberto Ramos Garbiras


Siga Leyendo »

4 ene. 2018

Armero: sin gestión del riesgo

Desde noviembre 13 de 1985, la palabra Armero se convirtió en Colombia en sinónimo de tragedia. Una rápida revisión a estos hechos nefastos de la naturaleza, casi que así lo demuestran: Terremoto de Tunjuelo (año 1644); Terremoto del Virreinato de Nueva Granada (año de 1785); El terremoto de Cúcuta (año 1875); El terremoto de Tumaco ( año de 1979); Terremoto de Popayán (año de 1983); La tragedia de Villatina (año de 1987); La sequía o “apagón de Gaviria” (año de 1992); El terremoto de Armenia (año de 1999); La tragedia de Girón (año de 2005); La tragedia de Belalcázar (año de 2008); La temporada invernal en Colombia (años de 2010 y 2011); La tragedia de Salgar (año 2015); Tragedia de Mocoa (2017).

La tragedia de Armero: Ocurrió el 13 de noviembre de 1985, cuando aproximadamente a las 11:30 pm, una avalancha del río Lagunilla, ocasionada por la erupción del cráter Arenas del volcán nevado del Ruiz, borró del mapa a la población de Armero, y dejó un saldo aproximado de unos 25.000 muertos, 20.611 damnificados y heridos, muchos de ellos mutilados y gravemente afectados psicológicamente, e incalculables pérdidas económicas. Ha sido la tragedia de mayor magnitud en la historia de Colombia.

La temprana mañana de ese luctuoso día las noticias de los medios de comunicación dejaron aterrado a todo el mundo: un aviador de Venadillo, desde una avioneta de fumigación, quien madrugó a realizar su oficio en los ricos prados algodoneros y arroceros del Tolima, vio con sus propios ojos esa imagen terrible de la catástrofe cuando sobrevoló el municipio de Armero y solo encontró un valle desolado por el barro y la desilusión y algunas construcciones derruidas que en efecto probaban que allí en ese sitio había existido hasta el día anterior.

Es tan alto el significado de la tragedia de Armero y especialmente las enseñanzas que le deja a los colombianos de todas las edades, que cualquier argumento cinematográfico serviría para contarla: aquí se utiliza uno muy usual, sobre el cual gira la película hasta el final desastroso, como es el de una pareja joven que no puede tener hijos y hace lo que puede para tenerlos. Una estilista y un mecánico, que es también recolector de algodón y que sirven de muestra a la sociología propia de las poblaciones pequeñas de Colombia, en donde se mezclan la picardía, la amistad, los secretos, las premoniciones, la solidaridad y las necesidades cotidianas de los parroquianos.

Lo que realmente la hace importante es el mensaje nacional sobre varios hechos relevantes de lo que representa una tragedia ocasionada por la naturaleza en nuestra idiosincrasia colombiana y que se ven en la cinta y también de aquellas circunstancias de la época que no aparecen. Si se fijan posteriormente, si falla cualquiera de estos, es muy difícil dar manejo a los excesos peligrosos de la naturaleza, llámense terremotos, avalanchas, inundaciones, sequias, derrumbes, vendavales, incendios explosiones, etc.

Los políticos: Incluyen al Alcalde, senadores, representantes a la cámara. Fueron culpables todos por su negligencia criminal: Desde octubre de 1984 se había advertido de una eventual erupción; cuando se presentaron fumarolas en el volcán nevado del Ruiz, clara evidencia de lo que se gestaba. Fue una tragedia anunciada, que sirvió para que la toma del Palacio de Justicia, ocurrida la semana anterior, el 6 de noviembre, pasara a un segundo plano en las noticias. En la película, los políticos de mayor jerarquía pronunciaron frases como estas, cuando conversan todos ellos después de que el político sensato presenta el informe de técnicos extranjeros quienes hicieron el seguimiento a la evolución del volcán, durante 10 meses:

Se muestra la instalación de una estación sismológica y un grupo de expertos trata de tomar precauciones y establecer alertas, pero con falta de continuidad y seguimiento apropiado. Y elaboraron un mapa de riesgos, , pero no tenían expertos en conocimiento y reducación del riesgo Fueron 10 meses de monitoreo al volcán, en octubre de 1984 e volcán inició su actividad, desde 1845 no presentaba este comportamiento el volcán. Colombia estaba lejos todavía de poseer una legislación sobre riesgos y desastres. Había un vacío normativo por lo tanto una ausencia de regulación del riesgo y por ende de previsión y certeza científica para tomar decisiones.

 En otros países desde ante de 1985 ya funcionaba la relación desastres y derecho. En Colombia después del desastre de Armero solo 3 años después se expide la Ley 46 de 1988 para atender eventos similares, nacieron los CLOPAD y se aumentó el socorrismo , fortaleciéndose la Defensa Civil, La Cruz Roja, los bomberos, los Boy Scouts; pero resultó ser una legislación socorril con ausencia de cientificidad para el conocimiento del riesgo, la reducción y la previsión quedó anclada en la atención de los desastres, hasta que en el año 2012, luego del desastre diluvial del fenómeno climatológico la niña del 2010/ 2101 que inundó la mitad del país se expidió la Ley 1523 que creó el sistema nacional de gestión del riesgo y se fundó la UNGRD , con una capacidad económica para actuar inmediatamente y con la estructuración de una planta de expertos y científicos que  han atendido eficientemente desastres como el de Salgar y el de Mocoa,  han previsto y evitado otros desastres por deterioros que se han controlado y reducido. Este sistema de instituciones y de actuaciones debe vincularse al Sistema nacional ambiental, aunque en algunas corporaciones autónomas  aún no han entendido como se debe actuar porque tampoco aplican las reglas de adecuación al cambio climático, así sin protección de los ecosistemas terrestres  acuático, sin atender las instrucciones del SISCLIMA, las medidas adoptadas por el Ministerio del Medio Ambiente, y las recomendaciones de la ONU tomadas en el COP 21 de París, dan palos de ciego al no adoptar medidas serias y complementarias con otras autoridades .

El género cinematográfico con el que se puede clasificar  esta película es el de catástrofe con un alto componente  de cine ambiental, pero la realización se desvía al género dramático/familiar. Armero es una película de bajo presupuesto, realizada con austeridad y decoro, pero no impacta y se pierden recursos que se hubiesen podido utilizar como los archivos fílmicos, tomas de la tragedia de corresponsales nacionales y extranjeros e imágenes de archivo de los noticieros, pudiendo realizar una fusión entre el cine argumental y el documental, que algunos directores de cine ejecutan para lograr más realismo.

Esta película tiene problemas en la narración, se diluye casi en la primera mitad del metraje al detenerse demasiado mostrando el acercamiento, enamoramiento y aspectos personales de la pareja protagonistas(Omaira y Ramiro), y en los aspectos que muestran los intentos, el esfuerzo de ella para poder quedar en embarazo, se realizan escenas con una hechicera que la lleva a un acto chapucero de purificación y a la prescripción de un “medicamento”, un brebaje que la deteriora después; y escenas de Ramiro como recolector de algodón en jornadas agotadoras; la pareja quiere procrear pero el director se extiende en detalles como una prioridad, eso está bien, pero se sale del tema central: el desastre. El director trató de armar un eje narrativo para llevar el filme desde la óptica de la pareja, pero se extendió y diluyó en los detalles intimistas/familiares, perdiendo tiempo para avanzar en una película de catástrofe que es un género serio y complejo como lo hemos visto en películas de corte internacional, para citar unas pocas, Terremoto, infierno en la torre, Un día después, Lo imposible, la luz del día, Armagedón, Impacto profundo, el Núcleo, Terremoto: la falla de San Andrés, Volcano, Avalancha, y otras; en cambio, esta película colombiana se ralentiza o lentifica la acción, quedando con muchos planos sin vigor.

La ignorancia de la comunidad: Quizás es el peor factor negativo de la tragedia, pero más bien como consecuencia y no como causa de la misma. La rutina y la ignorancia de la gente de los pueblos les genera una confianza peligrosa, como bien se muestra en las escenas del billar del pueblo y en la creencia de que el volcán estaba muy retirado de Armero. No fue suficiente que en el día trágico, cayera sobre Armero un manto descomunal de ceniza sobre las calles y todas las construcciones e incluso sobre los sembradíos de algodón. Ni siquiera Petra, la bruja del pueblo pudo vaticinar la desventura, pues como cosa rara la gente del pueblo nunca hace consultas sobre las desgracias que puede ocasionar la naturaleza, no hace parte de su lógica primaria de vida.

Mensaje final: Si usted amigo lector hace una simple y rápida reflexión con esta educativa película, debería exigir en su territorio que exista un plan municipal de gestión del riesgo y una estrategia de respuesta a las emergencias como condición fundamental para que estas tragedias no ocurran  o si ocurren no tengan mayores consecuencias negativas. Véala en familia y difúndala con sus vecinos. Seria además un buen ejemplo de cultura ciudadana como prevención de los desastres en Colombia.

Alberto Ramos Garbiras | Fue columnista de cine del periódico El País durante 10 años; realizó estudios de historia del cine en Suecia (1982) y edición cinematográfica en España (1983), becado por FOCINE y el ICETEX-.

Ernesto Pino Londoño | Economista, con especialización en marketing social. Miembro del CPE Centro de Pensamiento Democracia y Postconflicto. Coautor de otros artículos de cine, como “Todos tus muertos” y “el soborno del cielo”, “La mujer del animal”, publicados en el semanario Caja de Herramientas.

Ficha técnica:
·       Escrita y dirigida por Carlos Mantilla
Actores principales:
·       Omaira: Juliet Flórez
·       Ramiro: Benjamín Herrera
·       Juaco: Edgar Rojas
·       Sacerdote: Walter Ardila
·       Leopoldo (el piloto): Jaime Serrano
·       Betty: Damaris Esparza
·       Carmen: Aida Morales
·       Bruja Petra: Norida Rodriguez
·       Políticos: Toto Vega, Mauricio Figueroa, Alejandro Buenaventura, Humberto Arango.
·       Alcalde: Omar Duran



Siga Leyendo »

8 dic. 2017

Manuela Sáenz, la independentista

El próximo 27 de diciembre se cumplen 220 años del nacimiento de Manuelita Sáenz. Antes de conocer a Simón Bolívar ya se había alineado contra la monarquía española, sin importarle que su padre fuera de ese país, y sus 4 hermanos medios hijos de dos españoles. En Quito la reconocían desde los 18 años de edad (1816) por su coraje y temperamento impetuoso, no se arredraba ante los hechos que implicaran riesgo. Exhibió una conducta osada por fuera de los parámetros de la época. Y ya había permanecido en Lima casada con el médico Thorne, donde se codeó con los altos círculos de una sociedad en transición: de la colonia a la inminente República. En este período antes de conocer a Bolívar ya había incursionado políticamente es acciones antimonárquicas apoyando a patriotas y combatientes durante el protectorado de San Martín al Perú. Le tocó conocer en su adolescencia varias ejecuciones extrajudiciales a los patriotas de Quito y Lima, y observar los desafueros, las arbitrariedades de autoridades virreynales. Luego, el General San Martín la distinguió con la Orden del Sol, en ello influyó su amistad con la preferida de San Marín, Rosita Campuzano.

Bolívar y Manuela inician la relación amistosa a partir de junio de 1822 desde el gran baile y festejo organizado por Juan Larrea para celebrar los avances de la guerra de independencia que permitían a Quito librarse de la opresora y fatigante presencia del ejército realista -español, logrando el Libertador con el esfuerzo del ejército patriota ir venciendo los reductos de tropas españolas en Ecuador. En medio de todas las dificultades y apremios Simón Bolívar saca tiempo para encontrarse con manuelita, se escriben con constancia; la necesidad de moverse de los campamentos, de ubicarse en otra localidad (Guaranda, Pasto,..), les impide la continuidad de las visitas, pero se buscan con empeño. La correspondencia va dejando marcado ese derrotero y trasegar de ambos.

Intrépida en sus decisiones participó en tres batallas que sirvieron para redondear la guerra de independencia demarcada con la batalla de Boyacá en 1819; ella participó en roles y funciones necesarias y combatió uniformada a la manera de los patriotas en algunas refriegas de la batalla de  Ayacucho y en la logística operativa en las batallas de Junín y Pichincha. Sobre todo, se impuso por su carácter, pese al papel relegado y con desdén que le asignaban a las mujeres en esa época, se hizo respetar. Bolívar en agosto de 1824 comunica a Manuela que la Junta de Generales de División le otorga el grado de Capitán de Húsares, encomendándole labores administrativas y de sanidad. Bolívar le asigna a ella desde el cuartel general de Chalhuancadas, durante el trasiego en la zona de Huascarán, previo a la batalla de Junín, labores de confianza como capitana que le permitieron tomar decisiones. Por su valor y astucia ha sido comparada por algunos historiadores con otras mujeres arrojadas como la mexicana Antonia Nava, o con la chilena, Javiera Carrera, y hasta con Catalina de Rusia. Por todo ello Manuela Sáenz es considerada como una heroína.

Su rol como independentista es indiscutible, se desprende y colige de documentos oficiales que fue una activista, de varios testimonios de la época, de las mismas cartas de Bolívar, de la certificación de Antonio José de Sucre sobre su valentía en las refriegas militares, se su solicitud para ingresar al ejército libertador, de la distinción como capitana de Húsares y luego como generala, del rol que desempeño ayudándole a Bolívar a concebir la creación de un país como Bolivia, de sus actividades en ayuda hospitalaria y administrativa en la Batalla de Junín, de lo aguerrida que fue en la Batalla de Ayacucho, y se convirtió en consejera del Libertador al regresar Bolívar a la Gran Colombia durante parte de 1827, en 1828, 1829 y 1830. Y de su innegable valor al evitar el asesinato del Bolívar dentro de la conspiración septembrina.

La participación como independentista la hizo en múltiples acciones y concibiendo la práctica política para ejecutarlas. Fue un independentismo con todos los riesgos que implicaba enfrentarse a un ejército realista todavía no vencido, pero si ya desmoralizado. En esa época no se trataba de impulsar un mecanismo de participación para reclamar la independencia; la democracia no se había instalado, se trataba de acciones clandestinas e intrépidas para coadyuvar con el avance de las tácticas patriotas, buscar consolidar la derrota de los españoles y construir el Estado-Nación para obtener un ordenamiento jurídico propio, sin instituciones foráneas y explotación de todos los recursos minerales y de especies que apuntalaron a los españoles en el contexto europeo de los siglos XVII y XVIII. Se incluyó en todo lo que implicaba enfrentarse a un imperio con dominios en ultramar que aún no había perdido todas las posiciones.

Y es considerada una predecesora del feminismo por el reconocimiento de los derechos de la mujer y por la defensa de los derechos humanos, como lo fue la francesa Olimpia de Gouges. No le importó que fuera objeto de dimes y diretes burlescos y zaherida por ser una hija bastarda, en medio de una sociedad pacata y bimoral. Y una adúltera que enfrentó la infidelidad sin tapujos, reclamando romper el matrimonio que la había llevado a una rutina y juntura de pareja que ella rechazaba y encaraba ante todos.

Sostuvieron Bolívar y Manuela una relación amorosa larga y con sobresaltos. A pesar de los devaneos, filtreos y rumores de Bolívar con mujeres hermosas como Manuelita Madroño o con Juana Costas, entre mayo de 1824 y abril de 1825; cada que pasa el furor y la lascivia de esos encuentros carnales con otras, Bolívar continúa su relación con Manuela Sáenz, no deja de pensar en ella. En una de esas infidelidades de él Manuela lo recrimina, trata de suicidarse, se queja del desamor, intenta apartarse. El incidente del Zarcillo o el arete de una amante furtiva de Bolívar que, Manuelita encontró entra las sábanas de la cama, desató los celos más expresivos y la decisión de apartarse del Libertador. Las cartas y mensajes consecutivos que Bolívar le envía demuestran su temor de perderla y le expresa una eroticidad vivida durante la relación de manera explícita como no lo había hecho en otros textos del epistolario, pidiéndole perdón y comprensión.

Las cartas cruzadas entre Bolívar y Manuelita, rescatadas, compiladas y citadas por varios autores, entre ellos Arturo Andrade, Eugenio Gutiérrez Cely, Fabio Puyo, Blanca Gaitán, Cacua Prada, Alberto Abello, para citar unos pocos, nos dejan ver esas cartas, leídas de conjunto o saltuariamente, que de este género literario epistolar se desprende una narrativa política y erótica muy valiosa que, sirve para comprender pasajes de la historia de Colombia y los países andinos, y valorar la destreza de Bolívar para describir situaciones y la dimensión de Manuela para emularlo o estar a la altura de su interlocutor.

Una mujer hermosa e inteligente que atrajo y enamoró al Libertador Simón Bolívar, no pudo haber sido una mujer común, su coraje, agallas, sus maneras y estilo conquistaron la atención y entrega de Bolívar a ella. Lo acompañó casi 8 años en dos grandes regiones de la Gran Colombia, Ecuador y Santa Fe; y en dos países  más: Perú y Bolivia, en uno como Presidente y el otro como fundador, animado por ella; lo acompañó en los momentos del ejercicio pleno del poder (1822 hasta 1830); conoció previamente decisiones de Estado, le ayudó a concebir proyectos, y lo acompañó en las dificultades, enfrentado intrigas y conspiraciones; librándolo de otras acciones pérfidas; no tuvo aspiraciones personales de ascenso gubernamental o administrativo, y fue solidaria en lo personal y en lo amoroso.

Manuela Sáenz influyó mucho desde mayo de 1825 sobre la forma como Bolívar podía resolver y llevar la relación político -administrativa con el General Francisco de Paula Santander, a partir de la decisión insolidaria que tomó el Congreso de la Gan Colombia al retirarle a Bolívar todos los poderes extraordinarios para continuar en las misiones ejecutadas en el Sur, sobre todo en el Perú. Leyendo el largo cruce de correspondencia entre Bolívar y Santander a partir de esa fecha se detecta y percibe el malestar in crescendo entrambos por lo que ocurría sobre cada asunto de Estado. Se visualiza cómo flota el distanciamiento gradual.

Un valor agregado innegable que debe reconocérsele a Manuelita Sáenz fue la forma como sorteó las adversidades sus reacciones rápidas y sin temor. Sin proponérselo ni buscarlo, a Manuela le endosaron los odios y animadversiones que despertó Bolívar en quienes querían apartarlo del gobierno y del vasto poder; desde Lima comenzó a sufrir ataques y ser objeto de afrentas por las resistencias que creaban las medidas del Libertador, quienes se incomodaban con él, se incomodaban con ella. Los conspiradores, los ambiciosos, los desleales, los mediocres, los faccionalistas, los corruptos, los secesionistas, a quienes el Libertador señaló, enfrentó y algunos, castigó. Manuela en esos sectores y círculos fue odiada por ser de confianza del Jefe de Estado, ser fiel y ser oída por la máxima figura de estos Estados andinos.

Por: Alberto Ramos Garbiras.

 Magíster en Ciencia Política Universidad Javeriana, PhD, en Política Latinoamericana, Universidad Nacional de Madrid (UNED- España); profesor de derecho internacional, Universidad Libre, Coautor del libro “Bolívar y el Constitucionalismo”.

Siga Leyendo »

4 dic. 2017

La JEP desconfigurada

El proceso de implementación del acuerdo de paz ha sido tortuoso durante el último mes, el 30 de noviembre expiró el término del fast track y la Justicia Especial de Paz (JEP) está en vilo. Los condicionamientos que expuso la Corte Constitucional en sentencia reciente desconfiguran esta justicia pactada para redondear el proceso de paz, porque le hace perder independencia y le resta elementos que la harían funcionar por fuera de los cánones de la justicia ordinaria o tradicional que, no funcionó en esos 53 años para acabar con el conflicto interno, ni hizo justicia efectiva y cayó en la lentitud, lenidad y corrupción que no la hacen creíble ante nadie (está en mora de ser reformada a fondo so pena de no dejar marchar la sociedad); entonces es un despropósito imbricar o montar partes de esa justicia tradicional sobre la justicia transicional para entorpecerla, desconfigurándola.

La JEP fue concebida para juzgar a los guerrilleros, a los militares y a los terceros que hicieron parte de esta guerra interna. La esencia de la JEP es la reparación de las víctimas, la no repetición de los hechos, la búsqueda de la verdad y sanciones especiales para todos porque se dio un pacto de terminación de la guerra sin un vencedor.

Decidió la Corte Constitucional excluir a los terceros responsables que participaron, alentaron, financiaron e instigaron acciones violentas dentro del conflicto interno (empresarios, civiles funcionarios estatales y otros), dizque porque no fueron combatientes directos, permitiéndoles que se “presenten voluntariamente”. O sea, favorece la impunidad, y deja a gran parte de las víctimas sin reparación real.

El paso voluntario de civiles instigadores y participes a la JEP, les permite escabullirse. Y el paso de los agentes del Estado que cometieron despropósitos dentro del conflicto, pudiendo acudir con la permanencia del fuero es una previa inmunidad que hace perder la igualdad de los otros posibles actores que van a ser  juzgados.

Y de contera mutila la Verdad que pudiere resultar de esta vinculación de terceros, dejando la verdad a lo que pueda lograrse del juzgamiento de guerrilleros y militares. Toda verdad es parcial, la misma verdad judicial tradicional es una verdad procesal y no la total. Ahora desde antes de empezar cualquier procedimiento se sabe que no habrá verdad completa. La consecuencia es dejar abierta las venganzas, o sea la repetición.

No solo la Corte Constitucional con el excesivo condicionamiento al funcionamiento de la Justicia  transicional, en su forma de Justicia Especial de Paz (JEP), introdujo la desconfiguración, se contradijo de su reciente sentencia conocida hace unas 5 semanas donde expresó que durante los próximos 3 gobiernos debería continuar implementándose lo pactado para no entorpecer el acuerdo de Paz de  la Habana. Algunos condicionamientos de la Corte Constitucional abren ventanas a la extradición, lo cual ahuyenta a varios de los que piensan en someterse.

También el Congreso de la República dentro del trámite de implementación, añadió aspectos que le hacen perder la independencia que necesita para diferenciarse de la justicia ordinaria o tradicional. Ni en la Corte ni el Congreso quisieron aceptar una realidad palpable: que la justicia ordinaria no funciona para ser impuesta a un actor colectivo armado insurrecto. Las FARC, en este caso, reconocido internacionalmente como parte de la delincuencia política, y reconocido por el Gobierno que adelanto el proceso de paz, porque no fueron vencidos militarmente por el Estado se acogieron a una especie de justicia pactada en un proceso de paz para recibir otras sanciones, y no  para ser castigados por una justicia que no pudo juzgarlos plenamente en 52 años. Y menos en el momento en que esa justicia ordinaria no tiene credibilidad por el alto grado de corrupción de las cúpulas instaladas en parte las altas cortes con toga de magistrados.

El Congreso introdujo unas inhabilidades inexistentes antes de la escogencia de los magistrados de la JEP, inhabilidades como exabrupto al pretender vetar a quienes han defendido durante los últimos 5 años casos conocidos sobre derechos humanos, o que han demandado al Estado por situaciones similares en lo interno o internacional; como si ser defensor de los derechos humanos fuese pecaminoso o transgresor del ordenamiento jurídico , cuando la base de las sociedades democráticas es la vigencia y el respeto de los derechos humanos. Esto es lo contrario de lo que se buscaba: expertos en la materia. Y de qué sirve una JEP con laboralistas o tributaristas o civilistas o rábulas toderos.

La Corte Constitucional declaró que procederán las tutelas contra algunos fallos de la JEP o sea que serán órgano de cierre. De esta manera fusionan dos sistemas de justicia, interfiriendo la independencia de la JEP, una Corte cuestionada sin independencia del bipartidismo activo y en otros transmutado en partidos políticos de fachada (CR, la U..., ) que desde el senado  selecciona a los Magistrados.

Por: Alberto Ramos Garbiras:
Magíster en Ciencia Política Universidad Javeriana, PhD, Doctorado en Política Latinoamericana, Universidad Nacional de Madrid (UNED- España); profesor de derecho internacional, Universidad Libre.

Siga Leyendo »

26 nov. 2017

Humedales e incumplimientos

La ONU aprobó en septiembre del año 2015 los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible ODS para salvar el planeta tierra y orientar las políticas públicas de 193 países con compromisos en 17 aspectos claves en la vida de los países, entre ellos el medioambiente, el cambio climático, las ciudades sostenibles, los ecosistemas terrestres, el uso del agua, etc. Los gobernantes de los entes territoriales (desde la Presidencia, pasando por los municipios, departamentos e instancias gubernamentales), deben incorporar en los instrumentos de planeación estos objetivos. Es una lucha de todos los países para evitar el calentamiento global y preservar los recursos naturales, sin ellos no hay calidad de vida y la degradación sería imparable.

Miremos un caso concreto donde no se tiene en la cuenta las instrucciones de la ONU, ni del SISCLIMA, ni de la política ambiental del cambio climático del Ministerio del Media ambiente. El humedal El Cortijo en el Valle del Lili, Cali, en sus inmediaciones se piensa construir la estación Sur del transporte masivo MIO y los talleres para transporte intermodal; se talará en varias hectáreas del bosque seco tropical, se ocupará con cemento, carriles, instalaciones y obras de infraestructura las inmediaciones de la ronda del humedal, o sea dañaran la zona de recarga del acuífero; previamente en labor depredadora desaparecieron 3 nacimientos y por ende la degradación del río Lili será mayor. Tres ecosistemas serán disminuidos y afectados.

Cuatro objetivos de la ONU se desconocen con esta obra que estaba diseñada para realizarse 4 kilómetros más abajo, donde sí se necesita para destaponar el tráfico, se violarán cuatro objetivos indicados por la ONU, los números 6,11, 13 y 15: Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos. Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles. Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos. Proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar los bosques de forma sostenible, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y poner freno a la pérdida de la diversidad biológica.

 El PNUD organismo de la ONU debe desempeñar una función decisiva, asegurando que la nueva agenda para el desarrollo se aplique y que los objetivos globales se hagan realidad. Le corresponde al PNUD ayudar a los países a adoptar la agenda y reflejar los Objetivos en sus respectivos planes y políticas nacionales de desarrollo. Se les comunicó desde Cali y el Señor Santiago Herrero, Coordinador Residente, guardó silencio y no se ha hecho presente en el Valle del Cauca.

Para que la política nacional de cambio climático funcione, el Ministro Murillo expresó que, es inminente la necesidad de incorporar consideraciones de cambio climático en los instrumentos de planeación y ordenación del territorio, con el fin de propiciar un mejor uso y ocupación del suelo. Es decir, en Cali la CVC, METROCALI y la Alcaldía van en contravía de las directrices nacionales e internacionales. Como si Colombia no perteneciera a la ONU.

El Ministerio del Medio Ambiente expidió desde el año 2004 una RESOLUCION número 157 reglamentando el uso sostenible, conservación y manejo de los humedales, y desarrolló aspectos referidos a los mismos en aplicación de la Convención Ramsar. Este acto administrativo es aplicable a los humedales continentales dentro de la implementación de la ley 357 de 1997 y el numeral 24 del artículo 5 o de la Ley 99 de 1993.

Los humedales con su estructura natural cumplen una tarea reguladora del medio ambiente, y son propiedad de la Nación, o sea bienes de uso público, tienen por ende una función social y ecológica, son estos ecosistemas bienes inalienables e imprescindibles del Estado. Los humedales se pueden clasificar en ecosistemas lagunares y ecosistemas palustres. Dentro de las propiedades benéficas de los humedales se ha expuesto por varios autores que son ecosistemas perfectos porque son reguladores del ciclo hídrico, además de: controlar el exceso de lluvias pues son reservorios; absorben las aguas de las fuertes pluviosidades, como si fueran esponjas; evitan inundaciones y retienen sedimentos y nutrientes.

El humedal El Cortijo en el Valle del Lilí, objeto de una polémica ciudadana desde mayo de este año porque allí se pretende construir la terminal-Sur del MIO, ha venido siendo degradado y afectado por falta de comprensión y cumplimiento de las normas ambientales pues la CVC omitiendo las normas vigentes expidió licencias sin tener el Plan de Manejo Ambiental, esto se llama preposterar, hacer las cosas al revés, no es concebible autorizar una intervención de obras civiles donde confluyen tres ecosistemas (el rio Lili, el humedal y un bosque seco tropical), sin tener siquiera el Plan de Manejo, o sea transgrediendo la obligación principal de conocimiento del territorio y protección de los ecosistemas terrestres.

La caracterización ecosistémica del año 2011 elaborada por Planeación Municipal plantea sobre la zona del humedal que, corresponde al paisaje aluvial, se ubica en la franja continua al río Lilí, área con el mayor nivel freático del lote, observándose afloramiento de agua y especies de vegetación hidrófila y acuática típicas de estos ecosistemas. De igual manera, esta interpretación ecosistémica fue corroborada con los habitantes de la zona como a quienes conocen el humedal de varias décadas atrás. Y la CVC también desconoció la guía técnica para la elaboración de los Planes de Manejo Ambiental a que se refiere el artículo 3 de la resolución 157 del año 2004 para realizar la delimitación, caracterización, zonificación y reglamentación de usos a los que se sujeta un humedal.

Cómo es posible que tres ecosistemas que en ese paraje confluyen  sean degradados con la construcción de una terminal de buses cuando el proyecto inicial de METROCALI contemplaba un sitio apropiado en las instalaciones del viejo autocine Piedragrande, lugar que en verdad si destaponaría el tráfico porque está en línea recta hasta unos metros antes del Hormiguero, bifurcación de caminos (Puerto Tejada y Jamundí); en cambio el  predio del humedal esta solo a trescientos metros de la Estación Universidades, en diagonal, y no soluciona los trancones del sur en la zona universitaria; además es el único paraje natural (pulmón verde) que queda en esa zona de conurbación. Con esta determinación de la CVC al dar licencias sin haber realizado el Plan de Manejo del humedal, violando los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, y sin gestión debida de suelos.

Es inconcebible que sobre el río Pance no exista aún un POMCA o Plan de Manejo y Ordenación de la Cuenca de este río como lo ordena el Decreto Nacional 1640 del año 2012, y siendo el rio Lili una subcuenca del río Pance se comprenderá las omisiones. Peor aún, al Rio Pance pese a su importancia, todavía lo tienen como una subcuenca del Río Jamundí, y tampoco tiene POMCA, existe un POMCH desactualizado de hace más de 7 años, es decir se ha violado la ordenación de la cuenca del río Pance durante 13 años porque el primer Decreto que prescribía ordenar las cuencas es de agosto 6 del año 2002, se trata del Decreto número  1729.

Queda en evidencia que el humedal El Cortijo debe recuperarse y ampliarse para que cumpla entre otras funciones la de reservorio de aguas lluvias ante la falta de colectores, sumideros y canales de escorrentía desestructurados por el crecimiento urbano. Y sin manejo de las microcuencas por falta de autoridad ambiental el caos es mayor en esta zona de conurbación que, debería ser dotada de humedales artificiales para resolver el problema de las inundaciones. Y no violarle a la comunidad un derecho colectivo : el derecho a la prevención de desastres que el Estado debe prever según la Ley 472 de 1998, reguladora de las acciones populares reglamentaria del artículo 88 de la Constitución y la Ley 1523 del año 2012, Sistema nacional de gestión del riesgo.

Por: Alberto Ramos Garbiras | Ex Procurador Ambiental del Valle, profesor de derecho ambiental en la Universidad Libre, autor del libro "Aguas y Derechos".

Siga Leyendo »

16 oct. 2017

Nacionalismo catalán

 Por: Alberto Ramos Garbiras.  
La polarización de la sociedad catalana después del primero de octubre ha aumentado y el porcentaje de personas que según los sondeos de opinión, se inclinan por la independencia, ha aumentado hasta el 55%, cuando en el año 2010 era del 20% y en el 2014 del 40 %, solamente . Una situación convulsa con un despertar del nacionalismo por las agresiones, golpes y ultrajes múltiples sufridos por los ciudadanos que solo querían votar y proteger las urnas que  la policía nacional decidió sacar  de las escuelas para impedir la votación.

La declaración de independencia que realizó el martes 10 el Presidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, apoyado en los casi 2.5000.000 de votantes en el referéndum, y la consiguiente suspensión de la medida, para abrir el diálogo con el centro del poder español, creó más expectativas e inquietudes por las consecuencias que puedan sobrevenir ante una ruptura definitiva(y los efectos financieros internos y el relacionamiento con la Unidad Europea) ; o el aparecimiento de un renovado modelo autonómico con otro encaje constitucional para no fracturar la unidad española.

Este proceso de reclamación tendiente a fortalecer la gobernanza catalana y suprimir inequidades presupuestales (la economía catalana es igual a la portuguesa), se ha ido impregnando de un mayor nacionalismo y brotes de populismo agitacional y discursivo, dando lugar al brote de un movimiento social independentista  con pujanza propia, aparte de los impulsos institucionales dados por la dirigencia de la  Generalitat y por los partidos  que la apoyan (CUP, PDCAT y Esquerra Republicana).


Nacionalismo y autodeterminación son dos componentes válidos para cualquier nación que pretenda autodeterminarse, tienen derecho a organizarse y acudir a la desobediencia civil ante el quiebre del orden jurídico español erosionado por la corrupción y las tropelías. Trescientos años de absorción desde 1714 con la toma militar que realizó Felipe V; o la judicialización de un osado gobernante como Compayns que en 1934  declaró la independencia, luego encarcelado y después fusilado por el régimen franquista. Más 40 años de dominación del falangismo practicado por Francisco Franco. Y máxime si históricamente los catalanes han sentido el sometimiento y el desdén de los sucesivos gobiernos centrales. En este momento se vive en España una situación caldeada. Se trata de una pugna entre soberanías como elemento constitutivo del Estado. La soberanía popular regional catalana que la nación ejerce a través de sus delegados elegidos desde la Generalitat porque consideran injusto el trato dado desde Madrid, apuntalada por la soberanía popular directa de la gente que asistió a votar; contra la soberanía que esgrime el Presídete del Gobierno central Mariano Rajoy ,apoyado en la normativa constitucional y el reclamo de la Unión de un reino republicano con democracia parlamentaria ,en medio de la pluralidad de naciones que coexisten en el territorio ibérico. Pero deslegitimado por la corrupción comprobada y la adscripción a un Estado monárquico  que ya la gente no respeta por lo inoficioso de la figura medioeval anclada en el siglo XXI sin que hubiesen consultado los últimos dos reyes Borbones en un referéndum, si la gente quiere continuar con una institución que ya no cumple funciones gubernamentales y que emergió nuevamente del brazo de una dictadura.

Siga Leyendo »

9 oct. 2017

Independentismo en Cataluña

Por: Alberto Ramos Garbiras (*)
El gobierno central madrileño se ha excedido en todo al impedir la votación del referéndum independentista, influir sobre el Tribunal Constitucional y tratar de convertir en delincuente al presidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, indagar a los alcaldes, congelar las cuentas, cerrar parte de las escuelas donde funcionarían los puestos de votación y demás actos de interferencia. Habría sido preferible dejar votar a los catalanes y así no se hubiera despertado el nacionalismo que la represión desató. Estuve durante el mes de julio en España y los días que permanecí en Barcelona percibí que la gente pedía más autonomía, pero no simpatizaban con la corriente independentista, ni con las posturas de los tres partidos regionales que la animaban.

 Entonces, negar un mecanismo de participación popular que la Democracia proporciona fue cerrar los espacios que la misma constitución tiene. Retirar las urnas con la Policía Nacional y la Guardia Civil, provocó la reacción de la gente que, incluso muchos habían ido a dormir desde dos días atrás, a las escuelas donde se programaron los puestos electorales: la represión hizo ocurrir algo surrealista. La utilización de la fuerza pública fue extralimitada porque el independentismo que se reclama es un derecho parecido a la consulta y de manera electoral. Una arbitrariedad mayúscula como sacaron a la gente con desdén como si fueran basura, arrastrándolos del cabello, tirándolos como objetos inservibles, o a punta de empujones. Que imágenes tan dolorosas hemos visto en los videos. Es un absurdo que golpeen a los ciudadanos que van a votar desarmados. No consideraron que la gente fue a votar en calma, sin agresión, sin armas: No a la manera Etarra, que lo hacían con terrorismo. Los catalanes están reclamando su independencia. Paradójicamente la solicitud de más Democracia llevó a una alta tensión.

Adela Colau, alcaldesa de Barcelona fue muy objetiva y ponderada al reconocer claramente que ningún elector o votante llevaba armas.  Más sin embargo, no los dejaron votar y perturbaron más de 400 puestos electorales. La violencia fue de la policía nacional y la guardia civil. Se evidenció la desproporcionalidad, entonces la gente solo salió a votar y a participar. Y los violentaron, esa represión hizo abstenerse a muchos, interfiriendo el proceso democrático. El resultado habría sido otro. Mi hijo Roger, catalán de nacimiento y de madre catalana me dijo decepcionado, vía WhatsApp, “Yo siempre había tenido una postura más central e imparcial. Como Catalán me identifico con la cultura y tradición de aquí, pero nunca he pedido la independencia de forma abierta, yo quería seguir perteneciendo a España. Me han perdido a mi y a mucha gente que era como yo. Desde el domingo han cambiado las cosas, se ha roto algo que ya no tiene retorno. Y he hablado con muchísima  gente que se siente igual…para que de verdad construyamos un nuevo país con otros fundamentos de base”.

 Ha dicho el Presidente Rajoy que hará respetar la Constitución y la Ley. Es mera retórica. Los miembros del Partido Popular (PP) encausados judicialmente llevan violando la Constitución y las leyes más de 20 años con todos sus actos de corrupción. Mariano Rajoy encontró en el referéndum catalán una excusa para distraer todas las denuncias de corrupción desatadas en los últimos meses, para posar de puro y demócrata. Esa actitud represora lo va a desmoronar más de lo que estaba. Despertó un nacionalismo extensivo y va a hacer radicalizar a la gente que incluso están presionando para que la policía nacional se retire. Ocurrió todo lo contrario de lo que pensaba en Madrid la cúpula del PP. Se destapó una caja de Pandora nacional e internacional. En lo nacional otras autonomías están pensando en más reclamos al gobierno central sobre los traslados fiscales, y en lo internacional otras regiones reflexionan sobre intentos y reclamaciones secesionistas adormilados.

Esta situación no es igual al Brexit del Reino Unido porque Cataluña no ha dicho que se retirará de la Unión Europea (UE). Si se independizan buscarían entrar cono nuevo Estado a la Unión Europea. Y han pedido su mediación, gran parte de los países de la UE se pronunciaron por el diálogo y la vía pacífica antes que la polarización se extreme. Rajoy negó el dialogo lo cual cierra la única salida razonable.  Lo que puede venir ahora es un choque de decisiones jurídicas proferidas por las instituciones, desde Barcelona para desconocer el centralismo y hacer valer el autonomismo que, de no lograrse, termina en la secesión.

El quiebre de la legalidad en Cataluña imputado o señalado por el Gobierno de Rajoy se debe al quiebre de la legalidad en Madrid producto de todas las actuaciones de corrupción comprobadas a miembros del Partido Popular (PP) y la pérdida de transparencia por la forma como han gobernado, inclusive, corrupción extendible a socios de la coalición, miembros del PSOE , incursos en delitos . La ilegalidad desde la administración produce desazón en la ciudadanía y por lo crónico de los hechos (en la última fase desde 2013 con los papeles de Bárcenas y la contabilidad B); produjeron el efecto de pérdida de legitimidad del Gobierno reelecto con precaria y difícil coalición lograda para formarla. O sea, estamos ante el choque de dos Gobiernos a quienes se les puede señalar cometen ilegalidades, el Gobierno nacional, la corrupción sistemática; y al Gobierno autonómico de la Generalitat, desobediencia e incumplimiento del Estatuto catalán, e incumplimiento de la sentencia del Tribunal constitucional: un empate de ilegales que lleva a la desobediencia civil.  La ciudadanía catalana prefirió participar a riesgo de porrazos porque quieren librarse de la corrupción crónica que inclusive calcó el Gobierno de Jordi Pujol. Un amplio sector de catalanes decidió la vía nacionalista para buscar la verdadera autonomía que es la independencia.

Entonces, el resultado de la votación declarada no válido por el Tribunal Constitucional español, y el gobierno central, es considerado válido por el Gobierno autonómico y lo puede incorporar e implementar el parlamento catalán por lograr la mayoría absoluta de los votos depositados, máxime si no existe el voto obligatorio. El choque de decisiones llevará a la aceleración de la declaración formal/unilateral proclamando la independencia el Parlament de Cataluña, como expresión originaria del pueblo queriendo otro estado de cosas constitucional. Y comenzaría el corte de relaciones, de tributación, de desconocimiento en lo administrativo para configurar un Estado naciente. Y vendría pronto el pronunciamiento internacional de los otros estados que reconozcan o no al nuevo Estado formado.

Para evitar este escenario, desde Madrid el jueves 6 de octubre Impulsaron algo aberrante, anticipadamente declararon que la próxima sesión del Parlament programada para el lunes 9 es inválida, sin saber el orden del día ni los contenidos, o sea tratan de impedir la DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA con anticipación. Una aberración jurídica con marcado autoritarismo. Han politizado desde el Gobierno al Tribunal Constitucional. De esta manera sin acudir al dialogo nacional, en una fase inicial seguiría el choque o contrapunto de decisiones desde Madrid y desde Barcelona, para jurídicamente llevar en esta fase las reclamaciones de soberanía.

Si se caldea la situación entre los entes territoriales, habrá intentos de penetración con la fuerza pública estatal madrileña, pero Cataluña tiene su propia fuerza armada, los Mossos de Escuadra que serán reforzados con más conscriptos o reclutados; podría producirse un belicismo por las soberanías que, de trascender o prolongarse desembocaría en guerra interna entre dos entes estatales. En Colombia se produjo una guerra civil de este tipo entre 1859 y 1862 cuando los gobernantes regionales, entre ellos Tomás Cipriano de Mosquera, le reclamaban más autonomía y recursos al gobierno nacional presidido por Mariano Ospina Rodríguez. Fue una guerra entre los funcionarios públicos de los estados regionales contra el Estado central, y reclutaron a ciudadanos ajenos a la disputa política y a despavoridos campesinos desideologizados. Teníamos un federalismo maltrecho que terminó con la evolución a un federalismo radical que duró desde 1863 hasta 1886.

 El Rey Borbón Felipe VI ha sido criticado por un pronunciamiento tibio sin invocar al dialogo ni reconocer la equivocada represión del domingo electoral, como Jefe de Estado debe mediar para buscar la unidad nacional, esto enfureció a los catalanes y a otros segmentos de opinión que ya no gustan de la obsoleta Monarquía, muchos expresan que no debieron resucitar a esa Monarquía borbónica, pero lo dejó instalado el mismo General Franco que había sometido a todos por las armas. Y empezó el juego de los partidos aprovechando la transición con Adolfo Suarez que, desempeñó un papel decente en un período crítico.  Hoy la mitad del PSOE esta con Rajoy y no deberían estar, buscan mantener los privilegios logrados desde 1982. Pero hay un PSOE decoroso que lidera otra vez Pedro Sánchez, así tenga un comportamiento errático al perder la investidura de Presidente, como lo demostró el año pasado. Por dudar dos veces en aliarse con los progresistas del partido PODEMOS; ahora Sánchez parece encarrilarse ; mientras la gente del partido CIUDADANOS, sus cuadros apuntalan el REGIMEN, han generado statu quo y confusión; aparecieron triunfantes como nueva formación política  amparados en una oleada de indignación, y  so pretexto de criticar la situación compleja del 2014 hoy apuntalan al gobierno central corrupto y  al sistema parlamentaro/monárquico.

 (*) Magíster en Ciencia Política Universidad Javeriana.

Siga Leyendo »

25 sept. 2017

Isaacs y la guerra por las soberanías

La segunda guerra civil en la que participó Jorge Isaacs fue la denominada históricamente la guerra por las soberanías que, se desenvolvió entre 1859 y 1862. Tenía 22 años y fue reclutado para defender el gobierno general del Presidente conservador Mariano Ospina Rodríguez, que orientaba un Estado federalizado llamado Confederación Granadina, Estado que se venía configurando desde 1855 con Actos Legislativos que crearon 8 estados federales (Panamá 1855, Antioquía 1856, Santander 1857 y luego en el mismo año, Cauca, Cundinamarca, Boyacá, Bolívar y Magdalena. Esta forma de orden territorial generaba poderes indirectos sobre el gobierno general, una especie de autonomía territorial que fortalecía a los caudillos agrarios regionales y a otros estamentos; existían entonces 8 gobernantes regionales elegidos y un presidente general.

 La guerra civil se desató por el ejercicio de las soberanías regionales con mayor alcance rechazando órdenes del centro. El concepto de soberanía popular insertado en nuestro constitucionalismo de 1821 por vía derivada (Francia), aún no había sido digerido por los juristas republicanos, ni el modelo federal, tampoco. Si uno observa la Constitución de 1858 y compara las 23 facultades del presidente general en el artículo 15, respecto a las facultades del artículo 43, ve un paralelismo y hasta una confusión, lo cual conllevó al envalentonamiento de los caudillos agrarios para tener más poder. Esta guerra fue un pugilato entre funcionarios públicos regionales armados contra los funcionarios del gobierno en Bogotá, o sea una guerra atípica entre burocracias, combinada con disposiciones normativas utilizadas como complemento de la confrontación para dominar, prohibir, entrabar o sojuzgar.

 Este ordenamiento territorial se volvía difícil de manejar desde Bogotá porque las comunicaciones eran precarias entre el centro y las periferias, comunicaciones engorrosas en lo terrestre, fluvial y telegráficas: entonces la inmediatez para la transmisión y toma de decisiones eran lentas. Por esta razón los poderes regionales eran fuertes en sus zonas. Fernán González, expone que,” … la vida social se concentraba en torno a ciertos núcleos o circuitos económicos coloniales y la existencia hacia adentro de “espacios vacíos”, además de la debilidad del mercado interior y del lento desarrollo de la economía monetaria, fortalecía el papel de los poderes regionales y desalentaba política y económicamente la expansión del dominio estatal” (González, 2002).

El concepto de soberanía como componente del Estado al no ser un estado centralista no lo pudieron manejar, esta dualidad en medio de un federalismo sin solidez entrabó la formación del Estado nacional que, aún se debatía entre los remanentes coloniales de dominación española, las estructuras feudales en el campo con limitantes para una reforma agraria que diera acceso a la tierra, y los remantes del esclavismo abolido en 1851 pero continuaba la discriminación de los afrodescendientes que se expresaban inconformemente: la hacienda republicana seguía comportándose como la hacienda colonial(grandes extensiones de tierra o fraccionamiento de fincas desmembradas de las iniciales encomiendas.

Esta guerra civil de caso 3 años afectó a muchos propietarios que vieron saqueadas sus propiedades, abandonaron la dirección de las haciendas por la violencia rural creciente y la improductividad ocasionó crisis financiera. Sumado a ello debían pagar mano de obra agraria porque los esclavos habían sido manumitidos. Jorge Isaacs prácticamente fue instrumentalizado en esta guerra sin ser funcionario público ni de convicción conservadora, en mímesis a la militancia de su progenitor, al ver como se radicalizan los liberales hacia un federalismo más garantista y funcional, hacia una sociedad menos excluyente, él se va inclinando por un espíritu libertario que lo llevará a su cambio de mentalidad.

Por: Alberto Ramos Garbiras.

Siga Leyendo »