18 may. 2013

Roa el atormentado


El director de cine Andì Baiz tiene buen futuro en el campo nacional e internacional. Sus películas son bien elaboradas, narra con precisión, lleva los mensajes al espectador con refinamiento en la narración, sabe escoger los temas y adaptar los guiones e impacta por sus historias. Esta es la impresión que a uno le queda después de ver Satanás, La Cara Oculta y Roa. En las tres se viven situaciones violentas en diferentes épocas y escenarios, los tres protagonistas están atormentados e insertos en sus circunstancias. Campo Elías un excombatiente de guerra ajena; el director de orquesta y su doble relación; y Roa un desempleado buscando como sostener a su familia y no sentirse inútil.

Roa es Juan Roa Sierra, imputado como el asesino de Gaitán, el líder liberal que fue asesinado llegando a la mitad del siglo XX. Miguel Torres el novelista lo plantea como un imitador de figuras históricas, un fan desencantado por la falta de ayuda y un sujeto dubitativo, presa fácil de quienes lo instrumentan para que cometa el crimen del siglo.
El Presidente Ospina Pérez por las inferencias fue el primer sospechoso de la autoría intelectual, en el marco del nacimiento de la OEA se comete el crimen el 9 de abril de 1948 desatando la ira popular, la turba enardecida destruyó almacenes, locales, tranvías y edificaciones. El Bogotazo, un incendio memorable que dio pábulo al desatamiento de la violencia demencial de la década del 50 y a la guerra fratricida liberal-conservadora. Andì Báiz describe y narra con puesta en escena y fotos de la época ese día letal haciendo rememorar ese remolino violento.

El actor Mauricio Puentes construye un Roa creíble, mientras el actor Santiago Rodríguez se tira a Gaitán desperdiciando esa fuerza verbal que encantaba multitudes, y físicamente tiene un ligero aire pero no da la talla del personaje. Esta película se enmarca en el género de cine político, aportando mucho a la cinematografía nacional por el trozo de historia que narra. Estamos también ante la relación literatura y cine, la adaptación es impecable, de esta una novela histórica escrita por un hombre hecho en el teatro.

Por Alberto Ramos Garbiras.