27 may. 2012

Prohibición y Guerra

|| Esta columna tiene 2 comentarios que llegaron al correo del autor ||...
Legalizar, prohibir, despenalizar, castigar, sancionar, u otra forma regulatoria, el derecho interno de cada país contiene normas jurídicas encaminadas a perseguir, controlar y regular el uso de las sustancias psicotrópicas. El prohibicionismo sigue imperando. Mirando esas normas jurídicas esparcidas en el conjunto de  los países como si fueran destinadas a realizar un estudio comparado sobre disposiciones al respecto, la telaraña de normas debe ser gigantesca. Esa es otra de las razones que deberá considerarse cuando se extienda el debate y se comience a allanar el camino de la legalización de la coca que, tendrá que ser transnacional y promovida en el seno de la ONU para que la globalización de la prohibición se pueda desmontar desde ese organismo supranacional, evitándose así que cada Estado osado después de comprender el desplome de sus instituciones como en el caso mexicano o el guatemalteco sean mirados y tratados como  Estados mafiosos.

En Colombia, por continuar con la prohibición de la coca no termina la guerra interna ni la violencia en las ciudades, y otra vez, se observa la erosión de las instituciones. Inclusive la política partidista está siendo marcada por posiciones personales que tienen esa raíz. La ruptura de las relaciones Santos-Uribe conlleva a una competencia por el poder central, la reelección del  primero y el retorno del segundo a través de una fórmula aún no encontrada. El conflicto interno y la inseguridad los trenza cada día, el marco jurídico para la paz que promueve el gobierno es desdeñado, así se atiza el guerrerismo cerrando la opción de la vía jurídica y política. Y la guerra proclamada no culminará con la coca prohibida porque la prohibición produce ganancias incalculables. Uribe, así sea a través de un tercero, puede volver a gobernar como adalid de la guerra, y a Santos solo le queda la opción de lograr la paz, si acude a extremar la guerra, esa bandera ya es del otro.

La pobreza en Colombia y el subdesarrollo aumentan el número de aspirantes a ingresar a la cadena del  circuito coquero, pues ven allí opciones para obtener ingresos y brincarse los pasos de la capacitación que les permitiría ingresos normales. Quienes se involucran en la cadena del narcotráfico se saltan todos los pasos de la capacitación y ascenso que exige la legalidad para adquirir una posición social. De otro lado, el crimen organizado para defender el negocio ha acudido al terrorismo mafioso. Y las guerrillas al terrorismo sistemático.

 Por: Alberto Ramos Garbiras.  Profesor de Ciencia Política, Universidad Libre.


Comentarios.

 De: ALDEMAR GÒMEZ OCAMPO (ex Alcalde de Sevilla)

Alberto:
Este artículo de hoy  bien pudo ser  remitido al Espectador  y publicado por  este diario e incluso esta tan acertado  que se podría  publicarse en    “Le Monde”. Corto y claro y al paso que vamos van a tener que legalizar, no se puede seguir en una eterna guerra que desgasta el concepto  de lo humano- guerra- y el presupuesto  de los Estados que tienen grandes  déficit en lo relacionado con el Estado  Bienestar. Si el ser humano  como  racional que es  quiere envenenarse  y como lo sabe la drogadicción lo hace es cosa suya. Legalizada  la coca deja de ser producto prohibido pero parece que al humano le   agrada  lo prohibido. Muchos viven de esa  prohibición, los que producen la droga y los que la consumen y mas  aún los que  guerreando la persiguen y se lucran al infinito de la venta de las armas para el exterminio internacional. Lo de Santos y Uribe  es asunto que al pueblo no debería interesar. El pueblo tiene otras cosas por las cuales luchar. Empleo la mayor lacra social y de esta sus hijas como la prostitución la mendicidad y  la pobreza extrema o no pero de todas maneras servidumbre ante los despiadados amigos del neoliberalìsmo globalizador-

De: Harold Ortiz.(Profesor de Ciencia Política, Cali)

Alberto, después de leer tu columna que es muy buena le agregaría algunos pequeños elementos a consideración: Colombia es un fiel exponente de  la legalización de la coca;  llevamos  más de dos décadas  donde el estado colombiano con la ayuda de los EE.UU. se comprometieron a una lucha a muerte  contra el narcotráfico y la cultivo de coca y su comercialización y pasado  ya dos décadas la humanidad ha concluido que los esfuerzos no han sido suficientes en esta cruzada contra este flagelo nacional y mundial. Colombia ha puesto la alta cuota de sacrificio en su lucha contra  esta flagelo: corrupción  de sus instituciones democráticas por narcos, destrucción del medio ambiente, los muertos de nuestros compatriotas en esta lucha, el desgaste político de nuestros gobernantes, inversión de los valores, el estima de narco democracia, etc. es decir llego la hora  de sentarnos sin  prejuicios morales y sin presiones de parte de los EE.UU. ha decidir la conveniencia de la legalización del consumo. Bien por tu columna Alberto.
Cordialmente Harold Ortiz