2 may. 2012

Película "180 Segundos"

En medio del “nuevo Boom” del cine nacional aparece en cartelera la película 180 Segundos del director Alexander Giraldo, esta es su opera prima, su primer trabajo en el largometraje, con un resultado negativo ante el público. La película tiene un equivocado corte del negativo sobre lo filmado o rodado. Un montaje caótico  con mal manejo del tiempo interrumpiendo la acción indebidamente, narrando por segmentos, impidiendo el desarrollo de las secuencias y escenas. Es una película sin escenas, pegando trozos de otros momentos sin ni siquiera ser historia del pasado, o premoniciones. Una imbricación o superposición de segmentos de lo filmado para remedar los montajes del cine americano, con la  pretensión de proyectar la copia con efecto visual dinámico, ágil, pero sin efectos especiales.
El espectador queda desorientado, escuché gente en la sala bisbisear, “pero esto fue después”, o “esto ya había sucedido”, o “entonces ya atracaron el sitio”. El director seguramente quería experimentar una nueva técnica narrativa pero se dispersó de la idea central de la historia que era el robo, entonces, por resaltar el papel del infiltrado se distrajo en otros aspectos no relevantes.

El mal uso del flash back (fundido en negro) es otro abuso en la edición de esta película. Ese fundido al oscurecer toda la pantalla se hace como mecanismo de transición para marcar una elipsis o paso del tiempo usualmente hacia atrás dentro de la historia de la narración. No se usa para la continuidad de la acción presente, entonces, da la impresión que la película fuera a terminar antes de concluir la historia.

“180 Segundos” goza de buen sonido superando el problema de muchas producciones inaudibles. Y exhibe a tres buenos actores, Luís Fernando Montoya, Angélica Blandón y Rincón el espía, que sirven de soporte para cubrir la bisoñería del resto del reparto actoral. Esta es una película que no le suma nada a la filmografía nacional. Intrascendente, de mala factura, caótica y con un lenguaje soez deprimente.

Puede inscribirse en el género del Thriller (cine policíaco) por la trama criminal con dos modalidades delincuenciales a la vez: el asalto a una agencia de cambios en moneda extranjera y la red de traficantes de joyas actuando coetáneamente en el mismo edificio. Son tres grupos de protagonistas: las dos bandas de delincuentes y los agentes policíacos del orden que, también resultan delincuentes. Una película donde todos son delincuentes. El grupo de detectives es el único que actúa con profesionalidad actoral. Los otros son principiantes como el director. El agente encubierto, Rincón, es el único protagonista no corrupto, por su papel según el guión y por el desenvolvimiento de los hechos queda entrampado en medio de la acción de las dos bandas.

El director tendrá mucho que aprender de otros directores nacionales como Sergio Cabrera, Lisandro Duque y Andrés Báiz. Siendo vallecaucano de esta lista tiene dos buenos ejemplos para aprender a dirigir, hacer buen cine, saber narrar y ordenar las secuencias. Lisandro Duque con Los Actores del Conflicto, Milagro en Roma y Los Niños Invisibles, lo demostró, y Andrés Báiz, con Satanás y la Cara Oculta.

Otra falencia de esta película es desaprovechar la ciudad donde se hizo el rodaje. Cali prácticamente no se ve. Solo la Plaza de Caycedo y la estatua de Belalcázar se distinguen. El rodaje en las calles del centro se desperdició, seguramente para evitar el aparecimiento de mirones y público arremolinado alrededor de las cámaras, entonces cercenaron las imágenes, por segundos muestran a los actores deambulando preferiblemente con primeros planos o planos medios en contrapicado, para eliminar el entorno. La última película de Steven Soderbergh, “La Indomable”, con Gina Carano y Ewan McGregor, tiene una persecución callejera en Barcelona que es una pieza perfecta de rodaje en exteriores. Y sobre ubicación panorámica hay que ver las primeras tomas aéreas de “Media Noche en París” de Woody Allen para aprender como se encuadra y ubica la ciudad donde va a girar la película. Hay que ver toda la filmografía sobre James Bond con los diferentes interpretes (Sean Connery, Roger Moore, Timothy Dalton, Pierre Brosman, o Daniel Graig). Donde cada director ubica la ciudad a donde llega el agente 007; o hay que ver el cine europeo donde si resaltan las ciudades escenario de la acción.

 Por: Alberto Ramos Garbiras. Ejerció la crítica de cine en el periódico "El País".