25 ene. 2010

Incertidumbre en el Uribismo


Alberto Ramos G. (*)

El Uribismo es una constelación de siete movimientos políticos conformada a raíz del ascenso al poder del presidente Álvaro Uribe, unas fuerzas políticas se acercaron desde la primera campaña y otras después del triunfo. Estas formaciones políticas presentadas como nuevas de nombre están constituidas, en su gran mayoría, con disidentes del Partido Conservador y del partido Liberal, el mismo Partido Conservador en bloque hace parte de la constelación. Estas agrupaciones no nacieron con un proyecto político homogéneo, ni plataforma política delineada: nuclearse alrededor del poder obtenido y compartirlo era el objetivo principal.

Conformaron la mayoría en el Congreso y rodearon al Presidente con la agenda legislativa. Lo acompañaron en la primera reelección, tanto en la reforma por acto legislativo a la Constitución, como en las elecciones del 2006.Pero ante la segunda reelección están fisurados, y la incertidumbre creada por la falta de u n anuncio expreso del Presidente para su tercer mandato, los está fracturando porque ven taponado el camino para lanzar las candidaturas de las cabezas visibles de esas fuerzas políticas.Partido Conservador buscará candidato propio porque en las dos elecciones pasadas se ha abstenido de hacerlo, y Cambio Radical con Vargas Lleras, ya tiene frente al Palacio de Nariño un distanciamiento inocultable con riña burocrática. Dentro del Partido de la U existen notorios reparos al mismo Presidente.

El Presidente Uribe debe prever que un tercer mandato sería de n desgaste enorme por los problemas que surgieron en los dos primeros años del segundo mandato (2006-2008), y debe calcular que no será fácil aprobar una nueva reforma a la Constitución, ni por referendo o por acto legislativo porque sus mayorías se volvieron frágiles. La fragilidad de las fuerzas uribistas se debe no solo a las aspiraciones presidenciales de algunos, sino a los líos judiciales de otros y al cambio del panorama político en Norteamérica. Cuadro de enredos y líos que empezaron a afectar al uribismo al despegar su segundo mandato, y al debilitarse esas agrupaciones políticas con el escándalo de la parapolítica (encarcelamiento de parlamentarios por vínculos con los paramilitares); el choque institucional con la Corte Suprema de Justicia donde se evidenció más la conducta bonapartista del Presidente, por su injerencia en otra rama del poder; continúo con la Yidispolítica (concusión para aprobar la reforma reeleccionista); siguió con la comprobación de los falsos positivos(asesinato de jóvenes reclutados con engaños para cobrar recompensas algunos militares inescrupulosos), y remató con la caída de la pirámides financieras (captadores de dinero extrabancario que pauperizaron más a los pobres).

(*) Catedrático de Ciencia Política, Universidad Libre.