24 ene. 2010

"Golpes a las FARC".

Por Alberto Ramos Garbiras

El operativo militar de rescate para terminar con el suplicio de Ingrid Betancourt y otros catorce secuestrados,con artificios y engaños (asi se llevaron a los diputados), es un golpe certero que le exige a las FARC un replanteamiento total de su actual situación o un acercamiento a la socución política del conflicto.

La real muerte de Tirofijo deja a las FARC expuesta a una incertidumbre sobre la aceptación en la práctica, y el comportamiento de los Frentes guerrilleros ante la nueva jefatura, o el destaponamiento de una puja por el liderazgo entre el sector militarista y el sector político. La falta de comunicación interna entre los Frentes departamentales quedó evidenciada con la entrega de “Karina”, ella no sabía, dos meses después que, Tirofijo había fallecido, la reflexión para su deserción la hizo por dos muertes públicas: Raúl Reyes e Iván Ríos, y no por el principal deceso dentro de la organización subversiva, también ocurrido en marzo. De tal manera que la incógnita sobre la reorganización que tome esta guerrilla subsiste, guerrilla compuesta `por tres generaciones demarcadas: 1) la campesina, 2) la de militancia comunista, 3) la vinculada a la coca.

La pérdida de capacidad operacional de las FARC debida a la presión militar del ejército institucional, unida a los otros factores, comienza a disminuirlos y minarlos en proporción creciente porque el arrinconamiento en zonas de colonización y de fronteras trae consigo el aislamiento de las bases de simpatizantes y las células rurales de apoyo, disminuyendo las acciones presenciales o demostrativas de toda guerrilla; también la pérdida continua de militantes y milicianos por el acoso de las tropas institucionales, miedo a la persecución y a la muerte real ante los combates contraguerrilla que implementa el ejército. La dilación del conflicto, la irresolución de la guerra trae consigo la fatiga y el miedo. La desideologización de los frentes guerrilleros y la falta e estímulos facilitan las deserciones premiadas por la propaganda gubernamental. Con el ELN ocurre algo más grave.

Otro jefe de la cúpula es “Alfonso Cano”(Guillermo Sáenz) en la mira gubernamental sobretodo por haber asumido la jefatura de las FARC después de la muerte de Tirofijo; desde antes de asumir el liderazgo central se había iniciado una cacería a sus tropas del 25ª Frente, en el área del Cañón de las Hermosas (sur del Tolima) a partir de febrero 2008; no sólo para quitarle control territorial en los municipios de Planadas, Chaparral y Río Blanco; se ha hecho como muestra de que el Ejecutivo nacional ( la Presidencia ) puede exhibir una cuarta cabeza caída del Secretariado de las FARC (el Presidente afirmó que Tirofijo murió por los bombardeos de la Fuerza Aérea ), para así desmoralizar, atemoralizar y disminuír el ánimo de más guerrilleros rasos; también para evidenciar y sustentar el no despeje de Florida y Pradera (Municipios del Departamento Vallecaucano) porque se conectan geográficamente con los municipios tolimenses y conforman un corredor montañoso hacia Cundinamarca a través de los municipios tolimenses de El Guamo, Ortega y San Luís.


ALBERTO RAMOS