25 ene. 2010

El Escenario de UNASUR... Sin Agua no hay Ecociudad.


El Escenario de UNASUR.

Por. Alberto Ramos G. (*)

La unión de naciones suramericanas, UNASUR, como propósito de integración incluye, lógico, la seguridad común a los países miembros, seguridad subcontinental decidida por el colectivo de los Estados que la integran. Entonces, la decisión colombiana de permitir el despliegue militar norteamericano en 7 bases aéreas, no es un asunto meramente bilateral, porque choca y puede contravenir con el diseño de la seguridad suramericana. Brasil, decano de la diplomacia en la región, dejó entrever que Colombia debía asistir a la reunión de UNASUR que empieza hoy en Quito, entonces, permanece la inquietud, ¿si abandonar este escenario en conveniente o no? Rafael Correa, cuenta hoy, coincidencialmente, con cuatro factores a favor:1) se posesiona para otro período presidencial,2) es país anfitrión, 3) asume la Presidencia de UNASUR,4) nacerá en la reunión el Consejo de Defensa de UNASUR. La táctica de presiente ecuatoriano jalonando los países del ALBA, será tratar de hacer incluir en la agenda el tema de las bases militares colombianas al servicio de los EEUU, para buscar el rechazo a través de un Proyecto de Resolución presentado por Bolivia. Táctica que podría prosperar porque al Consejo de Defensa común pretenden complementarlo con un Consejo Ministerial Antidrogas, asuntos indisolubles que nadie puede desligar. Si las relaciones internacionales en la región sudamericana no mejoran, ese podría ser el último puntillazo y el más contundente pretexto de los adversarios del Referendo reeleccionista, se plantearan, ¿para qué elegir a un mandatario aislado dentro de UNASUR?.

El desgaste del Presidente Uribe, tres días recorriendo 7 países para explicar la decisión sobre las bases aéreas, se lo habría podido ahorrar concurriendo al escenario de UNASUR, pero las razones personales y de fondo pueden ser: 1) fortalecer la lucha contra la guerrilla para ganar ante la opinión pública interna de cara a la tercera elección, y vencer a su enemigo visceral: las FARC; 2) acercarse a Barack Obama por la vía de las bases militares para ahorrarse el camino del largo coqueteo diplomático que hizo durante 7 años con Bush, diluir ese encantamiento que tenía con los republicanos, para llegar al otro extremo, buscar la simpatía del partido Demócrata, para sacar adelante el TLC que también le da réditos internos;3) confrontar a los países del ALBA con Obama, por la radicalidad de los reclamos anti imperiales que utilizan, cuando con la nueva realidad política, eran los países más susceptibles de tener cercanía con un gobernante progresista como Obama.

Latinoamérica, ante la derrota electoral de los partidos de derecha, se encuentra cubierta desde hace unos años por gobiernos de izquierda, a su vez, divididos en dos sectores, Uno radical, los países bolivarianos del ALBA que enarbolan el Socialismo del Siglo XXI, liderados por Chávez; y otro moderado, los socialistas y socialdemócratas tradicionales, liderados por Lulla. La clave para resolver el enredo que ahora hace aparecer a Uribe como “aliado” de Obama, sin serlo ideológicamente, es la continuidad de la política exterior antidrogas en la región andina, en ese contexto las FARC siguen siendo vistas en conexión con la producción de la hoja de coca, y que, los Gobiernos vecinos, sin ser Estados-Mafiosos, por el contrario, tiene justicia social, son los territorios andinos donde se mueven los actores económicos que aprovechan los inmensos cultivos de Colombia y Bolivia, básicamente. Con el extremismo verbal Chávez equivocadamente ha colocado a Uribe, ante la opinión, de “aliado” de Obama, sin serlo, prolongándole la imagen cercana a la Casa Blanca que, tenía con Bush.

La confusión por la disputa geoestratégica de los dos sectores en la región es mayor porque se cree o contrario por cada parte en discordia. En medio de este choque de intereses la economía se afectará ara los tres países de la ex Gran Colombia (Colombia, Venezuela y Ecuador).Uribe, dentro de su empecinamiento por derrotar a las FARC a ultranza, sin dialogar, se estrelló con dos vecinos del bloque bolivariano, y estos desde una óptica antinorteamericana extremada no conciben la presencia de tropas gringas porque piensan que pueden ser invadidos, monitoreados, y entorpecido el proyecto de expansión del bolivarismo.

Para resolver los temas suramericanos, UNASUR y la OEA crean una dualidad no incompatible para los países miembros, pero UNASUR respecto a los temas subcontinentales-suramericanos, al paso de su dinámica, desbordará y superará la capacidad de acción y de decisión de la OEA que, históricamente quedó reducida como un organismo multilateral para ventilar lamentos, quejas, llevar a cabo mediaciones sin eficacia, exponer salmodias y terminar con advertencias y admoniciones, sin sanciones efectivas.

Sin Agua no hay Ecociudad.

La degradación creciente del río Cauca por las toneladas diarias de materia orgánica que recibe, como vertimientos sin control, impide su recuperación por resiliencia o propia regeneración del ecosistema. Los municipios ribereños son los principales causantes del daño ambiental por no instalar Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales (PTARs), para captar las aguas servidas y convertirlas en lodos o biosólidos. Incumplen así con la planeación y el saneamiento que preceptúa la Constitución nacional como una obligación a cargo del Estado. Las autoridades ambientales no coordinan tareas que les corresponde por pertenecer al SINA o sistema nacional ambiental, ni hacen planeación ambiental regional. La CVC desde hace años podría haber ejercido la autoridad que le corresponde, al menos, en lo más elemental: 1) suprimir las marraneras y las caballerizas ilegales que desde las orillas del río efectúan vertimientos de vísceras y excrementos, 2) controlar la extracción irracional de material de arrastre del lecho del río que hacen con retroexcavadoras, es una minería que esta volviendo más turbulento al río y amenaza la Planta de Tratamiento de Puerto Mallarino, 3) Impedir el arrojamiento de escombros en las orillas, forman taludes y se escurren, creando espolones que cambian la dirección de las aguas ,4) controlar la tala en las micro cuencas, que afecta los nacimientos tributarios y empalizan el río impidiendo su pureza.

Un sector crítico se ubica en la llamada zona de la Nubia, a partir de la vuelta de las Córdobas, en Juanchito. El vertimiento de escombros desde hace años ha sido incontrolado, formando un talud antitécnico en la faja del río que inclusive, sobrepasa la altura del jarillón, reduciendo el cauce del río Cauca.

Toda la intervención antrópica a lo largo del jarillón puede generar tres clases de situaciones desastrosas: 1) Si el río de desborda en ése sector por encima del jarillón, inundaría la zona de DESEPAZ; 2) La morfología del río Cauca ya está afectada en el área de la bocatoma del acueducto de Puerto Mallarino, cambiándole la hidrodinámica, así, en una eventual creciente arrasaría con lo que queda de las partes débiles del debilitado jarillón, produciéndose una avalancha o aluvión que conduciría la masa de agua directamente a las instalaciones de la planta de tratamiento de agua potable, planta que surte hoy al 75% de la población de Cali; 3) El río puede cambiar de curso en cualquier meandro, generando una catástrofe, porque llegará el momento que no encontrará dique para ser detenido.

De presentarse cualquiera de estas tres variables se afectaría el derecho colectivo a la salubridad pública, al goce del ambiente sano, la defensa de los bienes de uso público y el derecho a la prevención de desastres. La ley 46 de 1988 define el desastre como el daño grave o la alteración de las condiciones normales de vida de un área geográfica determinada. Por esta razón se requería de manera inmediata la atención estatal sin más dilaciones y dinamizar la acción conjunta con el Sistema Nacional Para la Prevención de Desastres .Se debe por lo tanto, remover y relocalizar los escombros, terminar de reubicar las viviendas ilegales; recuperar y readecuar el terraplén; apuntalar los taludes para evitar el resquebrajamiento de la obra; dragar el río en los sitios en donde se han ido formando espolones y trinchos artificiales a consecuencia del arrojamiento y vertimiento de materiales sólidos de construcción; de esta manera se recuperará para el río el lecho natural, su cauce y el normal caudal del mismo. Con el Dr. Pedro Emilio Montes, redacté una Acción Popular sobre todos estos aspectos que, aún no ha sido resuelta por el magistrado competente para conocer de la violación múltiple a los derechos colectivos.

Una ciudad como Cali no puede ser sostenible si el agua a futuro no se puede captar y tratar, los cálculos más benignos se hacen hasta el 2030, y de allí en adelante qué pasará? El Foro sobre el río cauca promovido por el Diario Occidente el pasado 28 de julio sirvió para insistir en la confección de la versión final del documento CONPES y para que naciera el observatorio ambiental para hacerle seguimiento a las tareas y obligaciones de las autoridades. El Gobernador Juan Carlos abadía mostró el compromiso, el Ministerio fue renuente y el Procurador Delegado para lo ambiental, Oscar Darío Amaya, se interesó en vigilar a las autoridades remisas, que son laxas y contemplativas.

(*) Ex Procurador Ambiental del Valle. Catedrático de Ciencia Política, Universidad Libre.