24 ene. 2010

Cómo Está el Conflicto.

Por: Alberto Ramos G.

La confrontación Gobierno vs. Guerrilla llegó a un grado de imputaciones mutuas. La doble ilegitimidad del Gobierno por la reelección lograda con el cohecho en el trámite de la reforma constitucional, y los apoyos con jefes paramilitares en las urnas, con más de 70 parlamentarios afectos al uribismo vinculados a investigaciones judiciales; quedando la autoridad presidencial en vilo, rayándose el teflón de Uribe; y del otro lado una guerrilla vinculada a los narcóticos, expuestos a la extradición (a la manera de “Sonia” y “Simón Trinidad”), ligados al secuestro, dos puntos deteriorantes para enarbolar la Justicia de las Armas. Pero ambas partes plantadas en posiciones irreductibles que no permiten flexibilizar la rigidez de sus posturas para una solución dialogada del conflicto, ni cumplen con el Derecho Internacional Humanitario. Y ambas partes se reproducen y cooptan sin depurarse: La guerrilla con un nuevo Secretariado como plana mayor, y el Gobierno en recambio de Gabinete con la misma clase política del bipartidismo cuestionada y portando los mismos vicios.

Las FARC no negociaron la paz con Andrés Pastrana sino que se burlaron de él hasta la saciedad, habrían podido pactar una desmovilización y reinserción total con ese gobierno para controlar el territorio del Cagúan administrándolo como políticos reinsertados en un Distrito Especial de Paz, previa una reforma constitucional que creara esta figura y jurisdicción en el orden territorial institucional. Algo similar ocurrió en un Estado centroamericano El Salvador, y si cumplieron.
Con los gobiernos de Uribe Vélez la guerrilla ha tenido que huir y correr sus bases a zonas más marginales y a los bordes fronterizos, dentro de un proceso de escalamiento de la guerra donde han perdido capacidad de mando sobre los frentes y se han feudalizado aún más como aparatos dispersos de guerra sin coordinación, expuestos a los equívocos y a las traiciones.

ALBERTO RAMOS