24 ene. 2010

"Carriles vitales"

Por: Alberto Ramos Garbiras (*)

Hay que apoyar la preocupación y la propuesta del Secretario de Tránsito (e), Fabio Cardozo, para encontrarle una solución al tráfico vehicular, invadido y convertido en un caos por el cúmulo de motos (más de 280.000). Muchos motociclistas no saben conducir, se atraviesan en todas las direcciones con maniobras arriesgadas y contaminan el aire por la falta de sincronización de sus aparatos. Esa proliferación desbordada de motos se puede reducir con la aplicación del “pico y placa” o el “día y placa” para nivelarlos con los carros que están cumpliendo: Derecho a la igualdad.

La violación a las normas de tránsito constituye el principal factor de desorden urbano en la movilidad vial. Si los guardas de tránsito y la Policía Metropolitana hicieran cumplir aunque fuera, solo dos artículos del Código de Tránsito, se empezaría a disminuir el caos, los artículos 94 y 106 de la Ley 769 del año 2002. Estas dos normas contemplan que las motos deben transitar por la derecha de todas las vías a distancia no mayor de un metro de la acera u orilla (esta es la motoruta); los motociclistas que transiten en grupo lo harán uno detrás de otro, no deben adelantarse entre los vehículos que transiten por sus respectivos carriles y deben respetar las distancias y los límites de velocidad, 60 kmts.

Dos carriles vitales para ganar en movilidad urbana es necesario que se cumplan en Cali. 1) el carril de las motorutas,2) las ciclorutas que ordena la Ley 1083 del año 2006. En Cali, la movilidad vial, debería ser intermodal, pero no se observa la existencia de un Plan Maestro de ciclorutas que ponga en práctica La municipalidad; además la ciudad está en mora de actualizarse respecto a los otros grandes centros urbanos, y está ad portas de incumplir pues la Ley 1083 de 2006 preceptúa que para julio de 2008 las grandes ciudades deben presentar el Plan de movilidad vial para descongestionar las ciudades de tráfico, garantizar la vida de los ciclistas y liberar la atmósfera de monóxido de carbono, es decir: descarbonizar el aire urbano. Hay que diferenciar las ciclorutas de las ciclovías, estas últimas son para hacer deporte los domingos cuando se cierran ciertas vías por cuatro horas. La diferencia es clara: las ciclorutas son carriles permanentes para circular todos los días. Y las motorutas están definidas en el Código de Tránsito, un metro de distancia del andén derecho.

Coincidencialmente La Universidad Libre de Cali avanza en una investigación que pretende evidenciar la necesidad de construir una malla vial de ciclorutas para su uso de las personas que se abstienen de sacar sus ciclas por falta de seguridad, las ciclorutas contribuirían a la descontaminación del aire, mayor calidad de vida, agilidad vial, a que la gente no compre tantas motos, y al alivio económico de los gastos familiares.

Esta investigación del Grupo República, reconocido ante Colciencias, busca identificar la cifra o los índices de mortalidad para tomar los correctivos adecuados a esta problemática y que se adopten medidas de seguridad; para el libre tránsito de los ciclistas, no solo desde el punto de vista de la seguridad sino también para lograr la intermodalidad o varios modos de transporte a la vez.

La ley 1083 del 2006 ordena a las grandes ciudades aplicar algunas normas sobre planeación urbana sostenible y disponer un plan maestro de ciclorutas dentro de los planes de movilidad. Estos planes deberán según esta Ley organizar los sistemas de transporte público, actualizar la estructura vial con la red de ciclorutas, organizar la circulación peatonal y otros modos alternativos de transporte. Además crear zonas sin tráfico vehicular, serán áreas del territorio municipal a las cuales únicamente podrán acceder quienes se desplacen a pie, bicicleta, o en otros medios no contaminantes.

En Cali no se aprovechó coetáneamente la construcción de las troncales del MIO como transporte masivo para hacer paralelamente los carriles de las bicicletas en todo su recorrido, de otro lado, las pocas ciclorutas que existen no tiene conexión unas con otras, se interrumpen en largos tramos que impiden el uso adecuada la red y aumentan

el riesgo, el peligro y la inseguridad de los usuarios de estos aparatos no contaminantes. La muerte de ciclistas es muy frecuente. Si pudieran salir todas las bicicletas con seguridad se lograrían tres cosas: 1) hacer ejercicio diario,2) transportarse a más bajo costo,3) descontaminar la ciudad.

(*) Ex Procurador Ambiental del Valle y ex Director del DAGMA.

ALBERTO RAMOS

***************************