24 ene. 2010

Socialismo del Siglo XXI

Por. Alberto Ramos Garbiras

Hugo Chávez ha desplegado todos los esfuerzos en los últimos ocho años, para extender su influencia en los países latinoamericanos, de cara a propalar el imaginario de su proyecto bolivariano dentro del nuevo socialismo del siglo XXI, para él, concursando con una mezcla ideológica de populismo, bolivarismo, Castrismo, guevarismo, marxismo, socialismo, leninismo, cristianismo, nacionalismo y militarismo nacionalista. La operación mental que el mismo Chávez se ha hecho consiste en desdoblar, proyectar y extrapolar el pensamiento de Simón Bolívar, de principios del siglo XIX pasándolo al comienzo del siglo XXI, actualizándolo y ajustándolo a la nueva realidad política latinoamericana. De esta manera busca influir en algunos países con gobiernos afines al pensamiento izquierdista, incluyendo el área caribeña. Es una tarea económica, política y diplomática: con el petróleo y sus derivados para financiar, propalando las ideas, impulsando los grupos de integración, agitando el ALBA y el UNASUR, haciendo relaciones exteriores presidenciales intensas y ministeriales concertadas. Los países atraídos y por atraer son: Cuba, República Dominicana, Argentina, Uruguay, Chile, Bolivia, Brasil, Ecuador, Nicaragua, Salvador, y Paraguay. Se han dado también intentos a través de candidatos presidenciales en Panamá y Perú.

Programas sociales financiados como la Misión Milagro (de carácter oftalmológico), el esquema de Petrocaribe (distribución de petróleo a precios reducidos, financiación subrepticia de campañas presidenciales, conquista de alcaldes exguerrilleros en Nicaragua y el Salvador (con distribución referencial de derivados del petróleo a través de empresas como Albanic y Enepasa), y programas de cooperación que se extienden al sector militar.

Alberto Garrido, filósofo venezolano, describió las dos estrategias continentales de Hugo Chávez para penetrar otros países con su Revolución Bolivariana antinorteamericana: Con el petróleo y a través de los movimientos sociales adscritos a la Coordinadora Continental Bolivariana. Desde PDVSA se trata de atraer con el petróleo para comprometer a varios países.

El Socialismo del Siglo XXI absorbe y subsume como nuevo proyecto histórico la propuesta bolivariana para crecer en el marco de un movimiento social global que se desarrolla de manera virtual con comunicaciones por Internet y con ayudas reales de financiación petrolera en varios países. En explicaciones de Heinz Dieterich Steffan, es un proyecto de los ciudadanos del mundo para sustituir la sociedad capitalista por la democracia participativa.

La Coordinadora Continental Bolivariana CCB es un proyecto político transfronterizo buscando aliados en los países latinoamericanos para la integración económica y política del ALBA o Alternativa Bolivariana para América, frente al viejo monroísmo hoy transmutado en Bushismo, con el objeto de construir la Patria Grande, la integración latinoamericana con el socialismo del siglo XXI, primero con los programas sociales que adelantan para ir reafirmándose alrededor de los gobiernos izquierdistas del área.

********

ALBERTO RAMOS