2 jun. 2017

Novela “María”: cinco géneros

Fui invitado por la Imprenta Departamental y la Biblioteca Departamental para dictar una conferencia dentro del marco de la conmemoración de los 150 de la  publicación  de la novela María de Jorge Isaacs. La relectura de la obra me dejó sorprendido, constaté, claro está, se trata de una novela romántica pero al mismo tiempo contiene elementos de otros 4 géneros: costumbrismo, autobiográfico, histórico, ambiental. 

El romanticismo es un género que se extendió durante todo el siglo XIX desde Europa hasta América Latina a los países recientemente liberados del colonialismo español  ;países nuevos que encontraron su modelo propio de Estado comenzando la segunda década, después de concluir la guerra de independencia contra el absolutismo y los Virreyes, venciendo al ejército realista en cada Virreynato. La novela “María” gira sobre un drama amoroso pero no se queda enfrascada en esa relación que los parientes bloquearon por incestuosa. El autor ubica a los personajes en un escenario rural pero tuvo la destreza de contextualizarlos y conectarlos con el paisaje, las relaciones sociales de la época con remanentes del esclavismo, las costumbres de los figurantes, los aspectos históricos de mediados del siglo XIX, y hábilmente los hechos autobiográficos del autor. 

“María” es entonces una novela histórica por los trozos de historia que de allí se desprenden. Los españoles para reemplazar la mano de obra indígena exterminada por la resistencia que presentaron muchas etnias ante la conquista y despojo; decidieron revivir la esclavitud transportando a la fuerza africanos hasta América, revivieron así un modo de producción, el esclavismo, que había terminado con la caída del imperio romano. Y fusionaron dos modos de producción. El feudalismo que nos impusieron con las relaciones esclavas. Isaacs  describe esas relaciones en la novela. A su vez la escritura hace gala del costumbrismo regional al detallar las costumbres de al menos 4 décadas decimonónicas en el Valle del Cauca.

Es autobiográfica porque Efraín, el protagonista, es el autor transmutado. Y es una novela con grandes segmentos ambientales al describir la naturaleza al punto de retratar la biodiversidad del valle geográfico antes de que se extendieran los cultivos de algodón sorgo, millo, y mucho antes de que se enseñoreara el monocultivo de la caña de azúcar que transformó los bosques  nativos en un colchón verde de caña, espantando pájaros y aves hacia las dos cordilleras, desapareciendo las lagunas o humedales, y alterando la fauna y la flora.

 “María y la Naturaleza”
“María de Jorge Isaacs es una novela con grandes segmentos ambientales describiendo la naturaleza al punto de retratar la biodiversidad del valle geográfico. Existe un criterio extendido sobre la novela María, se cree que la obra es solo sentimental, por la primacía del género romántico que la caracteriza. Podemos encontrar un alto componente ambiental en la narración, con descripciones de la naturaleza y los paisajes, como si se tratara de un geógrafo o un botánico el que los realiza. Isaacs empezó a escribir los primeros capítulos de la novela entre 1864 y 1865, en medio de una variada vegetación entorno en una zona camino a Buenaventura donde laboró en la apertura de caminos; por esta razón creo que mezcla la biodiversidad del pacífico con la del Valle geográfico del Cauca. El autor publica la obra en 1867.

Describe y menciona bosques frondosos, vegetación exuberante, árboles de diferentes especies (pízamos, higuerones, yarumos, sauces, naranjos, pomarrosos, azahares, cedros, ceibas, chiminangos, samanes, palmeras); caminos en medio de colinas, crestas de las montañas, zonas selváticas, senderos agrestes el fondo de las cañadas, verdes pampas, laderas, peñascos, las cordilleras central y occidental, guaduales, platanales, las cumbres del Cauca, flores, fauna y flora en general, el Valle regado de riachuelos, cascadas, planicies de verdes gramales, adormideras, malezas, cadillos; menciona y describe en varias ocasiones los ríos Sabaletas, Nima. Amaime, sus remansos, hondas vegas, picachos, boquerones.

 El Valle esplendoroso, el fondo de las cañadas, los maizales, la pocas hectáreas de caña de azúcar; plantas de huertos como el perejil, la manzanilla, el poleo, las albahacas; una abigarrada biodiversidad. Y la descripción de las flores es minuciosa: enredaderas, rosales, claveles, azucenas, lirios, campanillas moradas, montenegros, mejoranas. En “María”, los coqueteos de ella con Efraín se dan a través de las flores, las lleva en las trenzas, él se las regala, las usan en las habitaciones, ella las escoge, los floreros están siempre surtidos, y las usan para bañarse, En Los baños del paraíso, Fernando Cruz Kronfly, escribió, “Quien ama, puede unir con facilidad el símbolo de la desnudez que se asocia al baño con el símbolo de la carne presente que se asocia a la flor”.

Isaacs hace una descripción diletante de nubes, el cielo, los arreboles, lo placentero del viento; la fauna, como las bandadas de loros, guacamayas, pellares, cierzos, pavos reales, patos criollos de la ciénaga, aves domésticas; y en la espesa vegetación: los osos, tigres, serpientes; Los humedales del Valle, refiriéndose a lagunas y gramales  pantanosos.

Por: Alberto Ramos Garbiras.