16 sept. 2010

En Busca de Bolívar


Autor Alberto Ramos G. (*)


La última obra de William Ospina es una novela histórico-poética, un compendio de todas las biografías leídas, adornando los pasajes, los hechos y exornando los momentos más importantes vividos por el Libertador. Es la visión e interpretación de un intelectual formado en las ciencias sociales. No es una novela con orden cronológico en lo puntual, como El General en Su Laberinto de García Márquez, sobre los últimos seis meses de vida; en esta nueva novela se da el desarrollo de la vida a grandes pasos, aludiendo a los sucesos históricos que le permitieron a Bolívar formarse como filósofo para transmutarse en estadista. Es el súmmum de múltiple lecturas sobe la gesta emancipadora de Simón Bolívar que le proporciona a William Ospina describir la etapa pre-independentista en el Virreynato de la Nueva Granada y los primeros nueve años de la vida republicana.


El autor utiliza calificativos rimbombantes para referirse a las personalidades de la época: Francisco de Miranda, Napoleón, Humboldt, etc., esa es la forma de englobar trozos de vida y estampar sintéticamente su conocimiento. Describe sitios, parajes y localidades como en su obra Ursúa, o en La Piel de La Canela, con exuberancia, detalles y ampulosidad: ente el realismo mágico y metáforas históricas.


Por tratarse de una novela no hay citas a pie de página ni bibliografía relacionada al final como en los ensayos, las monografías o en las investigaciones documentales. Pero si hay frases citadas entre las páginas que permiten vivificar varios momentos importantes donde Bolívar compartió con personalidades, y aparecen referencias de autores e investigadores.


Se desprende de la prosa y descripciones de Ospina un claro entendimiento de la época y sus circunstancias lo que le permite dinamizar al personaje central. Bolívar que nace poco después de la guerra de independencia norteamericana y un poco antes de la Revolución Francesa, y crece en medio del malestar de la época por el agobio impositivo colonial que, se traduce en el magma popular antimonárquico en contexto del primer constitucionalismo pre-republicano latinoamericano. Y una comprensión de la historia y de la ciencia política que le permite entender las coyunturas históricas, como aquella descripción de la página 37 donde explica porque Napoleón a pesar de convertirse en Emperador era fruto de la Revolución que había acabado con el poder sucesoral de origen divino.


Es una novela histórica donde se da la licencia de reinventar ciertos pasajes y que entrecruza la realidad con los adornos literarios para aligerar la narración. En algunos momento brota la pluma del ensayista y el analista político para explicar los contextos históricos y las acciones, y luego surge otra vez, la pluma del novelista, para con ditirambos y florituras, explicar los pasajes que aborda. La obra de William Ospina es una sumatoria de dos géneros: la novela y el ensayo, pero subrayada por la prosa poética.


(*)El autor de esta reseña es Magíster en Ciencia Política, Universidad Javeriana.