24 ene. 2010

Crímenes Escabrosos

Alberto Ramos G. (*)

Los pagos, las recompensas, los estímulos y las delaciones diseñadas para señalar, desmovilizar y desvertebrar al enemigo, se tornaron en una práctica perversa para no combatir ni pelear, para inflar resultados y aparentar éxitos, se convirtieron en un remolino sangriento. Denotan también la falta de seguimiento a las tareas de los subalternos, la falta de eficacia de la Fiscalía y de gestión de los Organismos de Control como la Procuraduría General de la Nación, y la consagración dentro del Estado de la guerra como negocio.

Donde queda el papel de la Procuraduría General de la Nación si desde hace tres años viene recepcionando quejas por desaparecimientos afines a esa modalidad criminal y tiene 110 casos sin resolver de falsos positivos, además según la periodista María del Rosario Arrázola tiene la Procuraduría a 2.878 militares vinculados por homicidios en persona protegida, sin sancionar a ninguno; mientras la Fiscalía conoce de 1015 personas eliminadas por las Fuerzas Militares, presentadas como muertas en combates. Entonces qué clase de investigaciones hicieron en estos años los procuradores adscritos a los cuerpos militares según el artículo 43 del Decreto262 del año 2000, normativa de la estructura de la procuraduría. Cómo desempeñaron sus funciones de protección y defensa de los derechos humanos que consagra el artículo 26 del mismo decreto, pudiendo promover ante las autoridades judiciales y administrativas el cumplimiento de las normas del orden nacional y los tratados internacionales sobre derechos humanos y el derecho Internacional humanitario. El numeral 4 prescribe que la procuraduría debe llevar un registro actualizado de los hechos constitutivos de las violaciones e infracciones de los Derechos Humanos.La pregunta que se formula en estos momentos cualquier ciudadano preocupado por la demencial noticia es: qué investigaciones adelantaron los procuradores ante los estamentos militares, si bastaba con iniciar las pesquisas revisando los reportes y las planillas levantadas después de los supuestos combates; indagar por qué habían movido los cadáveres del lugar de los hechos, y por qué nunca se llegaba a la verdadera identidad si contaban con los forenses y funcionarios par la toma de las huellas decadactilares; Qué función cumple la Procuaduría General de la Nación, en medio de un conflicto interno, frente a los levantamientos, necropsias y enterramientos de todos los guerrilleros reales o los supuestos guerrilleros dados de baja en los combates reales o los combates ficticios.Cuantas necropsias ha revisado la Procuraduría para hacer una análisis comparativo sobre distancia de los disparos y clase de forámenes. Y cual ha sido el papel de la Defensoría del Pueblo si también conocían de todas estas quejas?

Un tráfico de jóvenes pobres convertidos por la imaginación criminal en guerrilleros o terroristas muertos. O un tráfico de terroristas ficticios o inventados para buscar sus traficantes no combatir, y ganarse el dinero del presupuesto nacional destinado a las recompensas. Con estas ejecuciones extrajudiciales y crímenes de Estado, entonces, ¿dónde queda la justicia y el derecho, la moral pública y los valores democráticos. Y cual es el modelo de autoridad que se irradia hacia la sociedad?

(*) Profesor de Ciencia Política, Universidad Libre.