11 mar. 2010

Humedales Desprotegidos.

Autor Alberto Ramos Garbiras

La importancia de tener y sostener un ecosistema como el que se desarrolla en los humedales, estriba en el servicio proporcionado para el control de las inundaciones pues evitan que los terrenos aledaños puedan anegarse. Los humedales son vasos reguladores de los ríos; alojan recursos de vida silvestre, plantas acuáticas, moluscos, crustáceos, anfibios y peces. Los humedales así tengan origen artificial están constituidos por lagunas, ciénagas y madreviejas, definidos como sistemas acuáticos someros, así lo expuse en mi libro titulado “Temas Ambientales”.


Antes de la conquista y durante gran parte de la época colonial el Valle geográfico del río Cauca estaba constituido por un conjunto de lagunas que hacían de esta zona, la reserva hídrica más importante de la Nueva Granada. Las modificaciones del espacio territorial y geográfico se deben a intervenciones antrópicas que drenaron pantanos, talaron bosques, desecaron humedales y alteraron el entorno. En Cali las inundaciones cíclicas de Aguablanca se explican porque algunos humedales fueron desecados y taponados en ésa zona para construir viviendas. Aguablanca fue un bosque húmedo. En los terrenos aledaños a las lagunas del Pondaje y Charco Azul, urbanizaron el suelo agrícola a punta de politiquería e invasiones alentadas por los cazadores de votos.


En el Valle del Cauca existen 46 humedales identificados, solo 27 tienen plan de manejo, pasa el tiempo y no se concluyen los procesos de deslinde para recuperar los humedales tomados por los agricultores privados y latifundistas para ganar suelo agrícola en detrimento de esos ecosistemas; bajo los predios de ASOCAÑA existen 20 humedales más donde la CVC como si fuera territorio de un feudo impenetrable, no ejerce control, estando expuestos a las fumigaciones, a la contaminación y a la desecación. El caso más aberrante es el de la laguna de sonso víctima de la putrefacción, eliminada la biota acuática y disminuido el turismo, mientras se desarrollaba el largo proceso ante el Consejo de Estado.


La Investigación documental y de campo de Yilli Vanessa Pacheco, para obtener el título de Abogada de la Universidad Santiago de Cali(USC), es un interesante documento de donde salen Planes de Acción para hacer trabajar a las autoridades ambientales, y de donde se desprende la apatía e inacción de la CVC para salvar estos ecosistemas que cubre la Convención de Ramsar incorporada a la Ley 357 de 1997; la CVC tampoco hace cumplir la Resolución del Ministerio del Medio Ambiente número 1577 de 2004, ni su propia normativa contenida en el Acuerdo número 038 del 2007.El Plan de Acción Trienal(2007-2009) de la CVC contempló 1.500 millones de pesos para la conservación de estos cuerpos de agua, sin que se note la mejoría.


La investigadora Yilly Pacheco afirma en las conclusiones que el papel de las autoridades competentes ha sido deficiente, no han establecido una estrategia de sensibilización para la protección de estas lagunas y madreviejas, no han respetado el derecho de consulta previa a las comunidades indígenas y afro, no han creado siquiera un sistema de información sobre los humedales, ni un link en su Web, y no supervisan la gestión de las demás autoridades ambientales del Sistema SINA.


(*) Ex Procurador Ambiental del Valle.